Bonos Catastróficos: ¿Es posible crear bonos para desastres en el Perú?

Bonos Catastróficos: ¿Es posible crear bonos para desastres en el Perú?

Bonos Catastróficos: ¿Es posible crear bonos para desastres en el Perú?

Ante la falta de instrumentos financieros y el poco desarrollo de los mercados de capitales en el Perú, los bonos catastróficos podrían constituir una alternativa no sólo para que instituciones como las AFP puedan saciar su gran demanda por activos financieros, sino que se hace necesario mitigar los grandes costos que acarrean los desastres naturales en el Perú.

Recientemente, México ha emitido los primeros bonos catastróficos en su historia con el objetivo de mitigar las perdidas ocasionadas por terremotos de gran magnitud, con lo que sería el primer país en América Latina que realiza este tipo de emisiones. Antes de hacer un breve análisis sobre las condiciones en las que podría implementarse en el Perú un instrumento de este tipo, se hace necesario un poco de historia al respecto.

Los primeros bonos catastróficos se comenzaron a emitir en los EE.UU. como consecuencia de los huracanes Andrew (1992), Opal (1995) y Fran (1996) y terremotos como el de Kobe en los noventas, los cuales acarrearon perdidas de alrededor US$ 50,000 millones. Sin duda esto llamo la atención de aseguradores y reaseguradotes para la creación de este tipo de instrumentos.

Sistema de Jubilaciones

Sistema de Jubilaciones

Sistema de Jubilaciones

por Enrique Miranda

A pesar del actual adelanto tecnológico se sigue considerando el salario de varios trabajadores activos en relación con uno pasivo a los efectos de los aportes a las cajas de jubilaciones, en lugar de los bienes que para cada pasivo se debieran generar. No se tiene en cuenta que una sola persona puede producir lo que antiguamente requería el esfuerzo de cientos de ellas. En consecuencia la demanda de bienes de los pasivos ya no depende de lo que pueda producir un trabajador.

Socialismo y Cristianismo

Socialismo y Cristianismo

Socialismo y Cristianismo

¿Será el socialismo, tal como fue propuesto en el siglo XIX, incompatible con el cristianismo, como tantas veces se ha afirmado? O, ¿será el socialismo, equivalente al cristianismo, aggiornado al racionalismo ilustrado que imperaba en ese siglo? Para responder estas preguntas debemos, ante todo, tener en cuenta el contexto histórico en que se desarrollan estas doctrinas, tratando de interpretar acertadamente los signos de los tiempos. En esta vena, los “pobres” de los que nos habla el Evangelio, serían equivalentes a los “proletarios” del s. XIX, y a los marginales o excluidos del Tercer Mundo en la actualidad. Los infructuosos intentos de implementar sistemas socialistas en el s. XX, se corresponden con los también desafortunados intentos de implementar un cristianismo digno de tal nombre a partir del s. IV. La sospecha de que ambas ideologías proponen sistemas imposibles de llevar a la práctica, utópicos, más bien reforzaría la hipótesis de su similitud. Pero no todo está perdido, pues la experiencia que dejan los repetidos intentos, llámense cristianos o socialistas, se traduce en una pedagogía histórica, o divina, si se quiere, que resulta de vital importancia para abordar los serios conflictos con los que ha comenzado el s. XXI.

La importancia del desarrollo local en el mundo globalizado

La importancia del desarrollo local en el mundo globalizado

La importancia del desarrollo local en el mundo globalizado

Uno de los grandes retos para la sociedad y la economía de este nuevo siglo va a ser, sin duda, el impulsar el crecimiento y desarrollo de las estructuras sociales y económicas de ámbito local, frente al cada vez más caótico sistema globalizado que pugna por consolidarse.

Revolución Keynesiana

Revolución Keynesiana

Revolución Keynesiana

Por Christian Stange Marcus

Los economistas clásicos anteriores a los años treinta; nunca tuvieron en mente que el desempleo llegara a ser tan persistente, no podían imaginarse una gran cantidad de gente desempleada inundando las calles con la venta de lápices en forma tan abundante.

Páginas

No te pierdas esto:

Subscribe to RSS - Artículos