Evolución de la Desigualdad

Históricamente, Argentina ha sido una de las economías más igualitarias de América Latina, con una amplia clase media. La desigualdad aumentó particularmente durante la segunda mitad de los ‘70s y la década del ‘90. Ambos períodos coinciden con episodios de reformas, liberalización, mayor integración al mundo, y debilitamiento de las instituciones laborales (con diferentes intensidades en cada período).

A continuación se grafica la evolución de dos medidas de desigualdad como son el coeficiente de Gini (el indicador de desigualdad más difundido en la literatura, puede variar entre 0 y 1: aumentos de este indicador reflejan distribuciones más desiguales) y el coeficiente de Theil (de similares características), como los datos se toman de la Encuesta Permanente de Hogares, hasta el año 91 sólo se toma en cuenta el Gran Buenos Aires, a partir del año 92 se incorporan suficientes aglomerados por lo que la serie puede considerarse representativa para el país.

evolucion de la desigualdad

Fuente: Gasparini (2005) y Gasparini (2007)

Podemos graficar también la evolución promedio del ingreso del 10% más rico en relación con el promedio de ingreso del 10% más pobre. Nuevamente hasta el año 91 sólo se toma en cuenta el Gran Buenos Aires, a partir del año 92 los datos para la Argentina.

evolucion de la desigualdad

Fuente: Gasparini (2005) y Gasparini (2007)

Desde mediados de los setenta la desigualdad ha tenido un claro patrón ascendente, con tres episodios de fuerte aumento de las disparidades de ingresos: la segunda mitad de los setenta, fines de los ochenta con las crisis monetarias y gran parte de los noventa con la continuidad del proceso de liberalización de la economía y la orientación hacia las fuerzas del mercado. A grandes rasgos este patrón de evolución es compartido por todos los índices de desigualdad que pueden construirse.

Tanto las crisis macroeconómicas como las fases de integración han acarreado reducciones en la demanda relativa de mano de obra no calificada, lo que ha disminuido el empleo y los salarios en este grupo, además de haber acentuado la desigualdad y la pobreza. Siguiendo a Gasparini (2006) el cambio de los retornos a la educación contribuyó a disminuir en algo la desigualdad de los ingresos laborales en los ochenta. Ese efecto se invirtió en los años noventa, período en el cual el aumento de los retornos a la educación tuvo un papel crucial en el aumento de la desigualdad. En pocos países del mundo la pobreza aumentó tanto en un período relativamente corto, y de expansión económica.

Después de más de cinco años de presunta ruptura con el “modelo de la exclusión” (en el discurso del gobierno) y en un contexto de fuerte expansión económica (hasta 2007) , con un extenso programa de transferencias monetarias, la desigualdad en la Argentina, aunque viene en disminución, se sitúa en la actualidad en un nivel aún elevado si se lo compara con los registros históricos.

Pasada la crisis de 2002 Gasparini y Cruces (2008) enumeran varios factores combinados que crean argumentos para la disminución de la desigualdad:

  1. El crecimiento económico provocado por la recuperación de la crisis 2001-2002: Las crisis macroeconómicas que seriamente interrumpen la economía son asociados a grande saltos en la desigualdad pero cuando la economía vuelva a la normalidad, la desigualdad siempre cae.
  2. Los reordenamientos después de la devaluación del peso, el cual implicó una caída repentina en salarios y la desigualdad se elevó. Como en muchos episodios de devaluación, el impacto inicial luego comienza a disiparse cuando los salarios nominales aumentan, y el tipo de cambio nominal se repone de su "overshooting".
  3. La fuerte expansión del empleo provocada por la recuperación de la economía que implicó una demanda más alta en un mercado de trabajo con salarios deprimidos. Esta extensión en el empleo fue otro factor de contribución a la caída en la desigualdad, tanto por el canal directo de los ingresos crecientes para el antiguo desempleado, como por las presiones crecientes de salario sobre el mercado de trabajo.
  4. Los cambios productivos como consecuencia de nuevos precios relativos que beneficiaron a industrias intensivas en el trabajo no cualificado que había afrontado la competencia de importación bajo el tipo de cambio que regía antes.
  5. Instituciones más fuertes de trabajo: Desde 2002 la nueva administración tomó un papel más activo en el mercado de trabajo aumentando el salario mínimo, confiriendo por mandato aumentos de suma global de salarios, tomando una postura a favor de los trabajadores y promoviendo la negociación colectiva.
  6. Una red más extensa de seguridad: Los gastos sociales se elevaron, los impuestos se hicieron algo más progresivos (sobre todo debido a retenciones a la exportación) y estos ingresos entraron para sostener un sistema de transferencias en efectivo a favor de los pobres.

Si bien hoy los datos oficiales indican un crecimiento de la economía, éste se ve algo debilitado por el impacto de la crisis internacional.

Autor: Pablo Díaz Almada - 2009

Como citar este artículo: 

Diaz Almada "Evolución de la Desigualdad" [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/node/2478 (Consultado el 10 de Mayo de 2021)



No te pierdas esto: