Polo IT La Plata

La ciudad de La Plata fue fundada en 1882 por el entonces gobernador de la provincia Dardo Rocha, en base a que dos años antes las autoridades nacionales habían decido dar a luz a la capital bonaerense, luego de que se declarara a la Ciudad de Buenos Aires como capital de la República Argentina.

Actualmente la ciudad y sus alrededores (denominado Gran La Plata) son habitados por unas 731.000 personas, constituyéndose en la mayor concentración demográfica de la provincia fuera del Gran Buenos Aires. Por su parte, su condición de capital provincial hace que las oficinas y el empleo público tengan una significación fundamental para la ciudad, además de ser históricamente reconocida como un polo educativo de excelencia con la presencia de tres reconocidas casas de estudios superiores: la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), la Universidad Tecnológica Nacional-Facultad Regional La Plata (FRLP) y la Universidad Católica de La Plata (UCLP).

La existencia de micro y pequeñas empresas del sector informático en la ciudad y sus alrededores fomentó las reuniones de trabajo que finalmente logró que un grupo inicial de 9 firmas firmaran en diciembre de 2005 el acta constitución del Distrito Informático La Plata (DILP), buscando a través de la asociatividad y la complementación motorizar el sector y promover un crecimiento sustentable, de la mano de las nuevas tecnologías de la información Negocios y Pymes. Pymes informáticas se unen en La Plata. Entrevista a Felipe Morales, presidente DILP (12/09/2009). >. Actualmente, en el DILP participan emprendimientos dedicados a consultoría tecnológica, desarrollo de productos de software, servicios de soporte y capacitación informática, diseño gráfico y digital, sistemas de gestión de negocios, entre otros. Y se encuentra enmarcado en el Programa Distritos Productivos, que avala el Ministerio de Producción bonaerense.

​​

Durante 2006, las firmas continuaron fortaleciendo los lazos entre ellas generando conocimientos internos de las mismas, que cubrían aspectos como productos desarrollados, mercados o segmentos de mercado, aspectos comerciales. Al año siguiente, con una mirada cada vez más concientizada sobre la necesidad de profundizar esta iniciativa, se formaliza la estructura del DILP mediante la creación de un reglamento interno, donde están reflejadas, establecidas y consensuadas las reglas de juego y de convivencia para las pequeñas y medianas empresas asociadas, así como la elección de las autoridades correspondientes para conducir esta proyecto conjunto.

Si bien la iniciativa de asociarse parte del sector privado para aprovechar las sinergias que las empresas micro y pequeñas no podían obtener en forma individual, rápidamente el DILP buscó establecer vínculos institucionales con el sector público local (no solo municipal sino aprovechar la cercanía con el poder político bonaerense) y las unidades académicas, como por ejemplo el Ministerio de la Producción, la UNLP y su Facultad de Informática, la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires, entre otros entes. Igualmente, más allá de los subsidios otorgados o algunos programas específicos de capacitación, no parecería haber una idea de desarrollo integral de recursos humanos o fomento de la investigación científico-tecnológico que cuente con el impulso determinante del DILP, como se vio en el caso de Tandil. Igualmente, el hecho de estar emplazadas en la capital provincial (con todo lo que ello implica dada su centralidad geográfica para la región) y la existencia de importantes centros de atracción de estudiantes por sus universidades hacen de La Plata una ciudad siempre dinámica económicamente, por lo que sus pequeños y medianos empresarios informáticos se preocupan mayormente por encontrar la mejor forma cooperativa de potenciar sus negocios.

En palabras de su presidente Felipe Morales, el DILP es un ámbito asociativo, el cual, a través de las distintas comisiones de trabajo, genera acciones de difusión, comercialización y de colaboración, potenciando las acciones que individualmente no se podrían realizar, o serían difícil de alcanzar. A su vez, Morales señala que además de la reducción de costos, la facilitación y el desarrollo de la focalización y especialización de cada empresa, una de las principales ventajas de participar en esta asociación es poder participar de licitaciones, eventos, jornadas y misiones comerciales que, de otra forma, les sería sumamente caro a cada una.

Por otro lado, el desarrollo de una institución como el DILP fue el puntapié para que surgiera luego un proyecto superador y abarcador de éste como el Polo IT La Plata, conformado a mediados de 2007 con la participación del DILP como socio fundador y demás actores institucionales como la incubadora pública de empresas tecnológicas Em-Tec, las universidades platenses, el CESSI y el INTI, junto con el apoyo del sector público municipal y provincial. Así como la radicación de Motorola representó para el caso cordobés un disparador para la asociatividad de las empresas locales, en La Plata fue la llegada de la empresa transnacional Sofftek en mayo de 2007 quien plantea la insuficiencia de una estructura como el DILP (pensado y conformado desde un principio para dar respuestas a micro, pequeñas y medianas empresas) para coordinar el gran crecimiento que el sector SSI podría desarrollar en la ciudad. A su vez, el Polo IT tiene como visión posicionar al Polo IT la Plata entre los tres primeros polos de la Argentina, diferenciándolo por su integración institucional, calidad, innovación  tecnológica, generación de conocimientos y escala, con habilidades para competir en el mercado nacional e internacional Polo IT La Plata. http://www.poloitlaplata.com.ar/vision.html (acceso junio 2011)..

En cuanto a su estructura orgánica, el Polo IT se integra formalmente con la Municipalidad de La Plata, la Facultad de Informática de la UNLP, las empresas vinculadas al DILP y demás firmas más grandes, el sector de incubadoras con el Emtec y el Observatorio PyME Regional Este de la Provincia de Buenos Aires.

En suma, el Polo IT es una asociación más amplia y superadora del más “modesto” DILP que se creó desde y para las pymes platenses que buscaban crecer individualmente a partir del esfuerzo colectivo. El Polo IT le suma una visión estratégica a esta idea, no solo por incorporar formalmente dentro de su estructura al sector público, académico y organizaciones de apoyo emprendedor, sino por la calidad de las actividades que promueve, más acorde a la búsqueda de competitividad nacional e internacional que la localidad quiere alcanzar. Además, la sofisticación del polo se hace necesaria por la radicación de actores de gran peso como Sofftek, Grupo Tekne y Snoop (asociadas al Polo IT), además de la instalación de oficinas de Globant, Accenture y Cubika, que si bien apoyan, cooperan con demás empresas no integran oficialmente algunas de las asociaciones vistas.

Concluyendo, las apenas 9 empresas pequeñas que decidieron comenzar un proyecto conjunto a fines de 2005 se cuadriplicaron hasta llegar a las 31 que había en 2009, apenas cuatro años después, lo que denota la intensidad del proceso. De estas firmas, el 74% se dedica al desarrollo de software, mientras que el resto se encarga de hardware, servicios informáticos y consultorías. A su vez, al ver los números de la fuerza de trabajo empleada, puede demostrarse la magnitud y diferencias asimétricas entre el DILP y el Polo IT, al separar las empresas asociadas al Polo IT por transitividad de su pertenencia original al DILP. Mientras que este último concentra un total de 28 empresas y 240 empleados (un promedio de 8,5 trabajadores por firma que indica el tamaño promedio de las mismas), en el caso de las 3 grandes empresas asociadas “solamente” al Polo IT su recursos humanos suman aproximadamente unas 200 personas, es decir un promedio de 66 cada una L.J. Ramos. Op.cit., 37-41..

Como citar este artículo: 

zonaeconomica.com "Polo IT La Plata" [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/la-plata-polo-it-tecnologico-DILP (Consultado el 14 de Oct de 2019)



No te pierdas esto: