Equidad de Género

Inequidad Salarial

Temas de Economía: 
Secciones: 

Uno de los rasgos de inequidad directa de género que mantienen muchos países, es el conjunto de disparidades salariales entre hombres y mujeres. El argumento central de este estudio es que las desigualdades salariales entre países tenderán a mejorar en aquellos que tienen economías más pequeñas, respecto a los de economías de grandes mercados relativos. Se hace aquí una comparación entre la inequidad salarial en países latinoamericanos en 1997 y en 2006. A este rasgo de inequidad directa se debe agregar la inequidad indirecta, pero no menos significativa, que se tiene con las mujeres, con medidas muy influenciadas por las matrices culturales prevalecientes, tales como la tendencia aún presente de que las mujeres estudian menos, ciertas carreras vinculadas con la innovación y las tecnologías. La inequidad salarial tiende a mejorar en Latinoamérica, pero aún es necesario persistir en las mejoras. Países como Perú, Brasil y Bolivia aparecen como los de mayor inequidad salarial respecto a género.

Equidad de Género

Temas de Economía: 
Secciones: 

Autor: Econ. Martín Moreno Z.

La Crisis y la Mujer en el Empleo Local a través de la inversión pública

equidad de generoEn el transcurso de los últimos años se han producido importantes cambios para lograr promover las relaciones equitativas entre las mujeres y varones y asegurar la igualdad de los derechos y oportunidades para una vida digna y de ciudadanía plena, sin embargo dicha igualdad sigue siendo mermada por que hombres y mujeres no gozan en la practica de los mismos beneficios, existiendo menor participación de las mujeres en el mercado laboral formal y precariedad en el empleo informal.

Actualmente, las mujeres constituyen un activo importante para la economía y desarrollo local, sus importantes logros en la vida socio – económico – productiva, genera una excelente oportunidad de financiamiento de la inversión y desarrollo, sin embargo en época de crisis, la pobreza tiene rostro de mujer (feminización de la pobreza), por lo que no es posible dejar fuera al 51% de la población femenina en las tomas de decisiones locales y en el acceso de los recursos económicos.