Riesgo

Riesgos de la actividad ovina

Las actividades agropecuarias, y dentro de ellas las ovinas, están sujetas a diversos tipos de riesgos. Siendo los más característicos aquellos ligados a las variaciones de la naturaleza, y a pesar de las medidas que los productores adopten para disminuir tales riesgos, los mismos influyen de manera importante en los niveles de producción.

El riesgo total de la actividad puede desdoblarse en comercial, financiero y económico. El comercial se define como el que surge de la variabilidad de las actividades que encara la empresa (de compra de insumos, de producción, de venta de productos). El financiero depende de la composición patrimonial de la empresa, más específicamente de la composición de pasivos de la misma. En tanto que el riesgo económico se produce cuando transcurre un determinado período de tiempo entre el momento en que se comprometen los recursos y el que se obtienen los resultados.

Las principales fuentes de riesgo comercial son las siguientes :

a) Riesgo técnico o productivo: surge de la variabilidad en los rendimientos de las actividades agropecuarias, que a su vez están originados en factores no controlables -el clima- o parcialmente controlables -enfermedades o plagas de otro tipo.

b) Riesgo de mercado: es el que se origina en la variabilidad en los precios de los productos y de los insumos.

c) Riesgo tecnológico: se refiere a los casos en que ciertas inversiones pueden resultar obsoletas por la aparición de nuevas tecnologías.

d) Riesgos legales: se producen por falta de acuerdos explícitos en la contratación de factores ajenos al productor y a su familia, en particular en relación a la mano de obra.

A los riesgos mencionados anteriormente se pueden sumar los siguientes:

a) Riesgo de producción o rendimiento: cuando la actividad agropecuaria se ve afectada por eventos adversos relacionados con el clima (sequías, inundaciones, heladas) o enfermedades sanitarias y fitosanitarias que afectan la producción. En este caso la tecnología se vuelve fundamental: la introducción de técnicas de manejo de los rodeos, praderas, sistemas de alimentación alternativos, fertilización, control de plagas, riego artificial, etc. le ofrecen oportunidad al productor agropecuario de mejorar la productividad de su actividad incluso ante los factores adversos antes mencionados.

Por lo tanto, el rendimiento puede variar por problemas propios de las empresas o por intensificación en el uso de determinados insumos cuyo impacto se refleja según la evolución de las condiciones naturales, lo que hace aleatorio el resultado obtenido por la mayor o menor intensificación.

b) Riesgo por variación de precios: se presenta cuando existe volatilidad tanto en los precios de venta de la producción como en los precios de los insumos y, fundamentalmente, cuando el productor es tomador de precios. Tanto la oferta como la demanda generan modificaciones en los precios en los distintos momentos del año y en los períodos en que se encuentre la actividad involucrada.

c) Riesgo por factores humanos: causado por conflictos de intereses, los que se expresan en el nivel de atribuciones del administrador, en el nivel de los retiros de los propietarios y en el nivel de riesgo asumido por la empresa. Este tipo de riesgo debe contemplarse, sobretodo cuando las pequeñas y medianas empresas se asocian y pueden surgir conflictos entre los integrantes. Otro riesgo que se considera y que está presente en todas las actividades, se refiere a la contingencia de eventos tales como la muerte, incapacidad, pérdida de capacidad del líder de la empresa, entre otros.

d) Riesgo financiero: está estrechamente relacionado con la estructura de financiamiento elegida por el productor. Cambios en la tasa de interés frente a una situación de endeudamiento con terceros, pueden provocar problemas de liquidez para la empresa, condicionando su capacidad de repago de las obligaciones.

e) Riesgo institucional: se presenta, por ejemplo cuando se suceden cambios en las políticas y regulaciones gubernamentales, a saber: cambios en la estructura impositiva o en las reglamentaciones respecto al manejo medioambiental de la producción.

Autor: Marcela Báez
Mendoza, Agosto de 2005
Universidad Nacional de Cuyo
Facultad de Ciencias Económicas