La guerra de todos contra todos hobbesiana y los juegos no cooperativos

Hobbes fue uno de los tantos testigos de la Guerra Civil Inglesa, y en 1651 salió a la luz su famoso libro de filosofía política llamado Leviatán

, donde define al Hombre como lobo del Hombre, es decir, como una criatura egoísta, violenta y ventajera, cuya única motivación es la supervivencia propia. Dada esta visión antropológica del hombre, afirma que en el hipotético Estado Natural (state of nature), definido como aquél donde no existe ningún soberano o gobierno que dicte leyes y las haga cumplir coactivamente, donde no existe nadie con el poder suficiente como para ‘aplastar’ dicha naturaleza autodestructiva, se dará una guerra de todos contra todos, la anarquía total, en la cual “no habrá lugar para la industria, porque el fruto es incierto; ni cultivo de la tierra, ni navegación, ni artes; un temor permanente a la muerte violenta; y la vida del hombre solitaria, pobre, desagradable, embrutecida y breve”

El pensamiento de Hobbes nada tiene que ver con la idea del darwinismo social de que ‘los fuertes someten a los débiles’. Por el contrario, él considera que la soberanía no puede ser interpretada simplemente como la resultante de un mayor poder de un individuo o grupo de individuos sobre el resto, ya que dicha situación no podría ser estable en el tiempo, dado que suponía que todos los seres humanos poseemos el mismo poder el uno respecto del otro, en especial el poder de aniquilarnos. En palabras de Hobbes: “de hecho, en relación a la fuerza corporal, el hombre más débil tiene fuerza suficiente para matar al más fuerte, por una estrategia secreta, o en alianza con otros.”

La solución planteada por Hobbes es la confección de un contrato social, donde las personas manifiestan su voluntad de someterse a un soberano, el cual tendrá el derecho monopólico de la violencia y establecerá leyes, las cuáles hará cumplir coactivamente. De ésta forma se disuelve la anarquía reinante en el Estado Natural, y es posible que la vida ya no sea ‘solitaria, pobre, desagradable, embrutecida y breve’.

Según Hobbes éste contrato es hipotético (a diferencia de otros filósofos contractualistas). Nadie manifiesta realmente su voluntad. El hecho es que el Estado existe. Pero en el caso hipotético de que no exista, todos estaríamos de acuerdo en ‘firmar un contrato social’ para crearlo.

Como citar este artículo: 

zonaeconomica.com "La guerra de todos contra todos hobbesiana y los juegos no cooperativos" [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/eleccionsocial/hobbes (Consultado el 18 de Dic de 2018)