Modalidad de Integración Latinoamericana

La mayoría de los autores advierten de la necesidad de la integración económica de la región, pero son diversas las modalidades propuestas en cada caso. La potencialidad en materia de recursos naturales y la amplitud de los mercados internos de Brasil o Argentina, por ejemplo, constituyen argumentos que convierten a la integración en una tentativa nada despreciable en las estrategias de desarrollo para la región.

Si se analiza el comercio internacional, se observa que los países europeos, que están lejos de ser los principales exportadores mundiales, desarrollan un fuerte comercio intra-regional y la mayor parte de sus exportaciones va a países miembros de la propia Unión Europea.

En cambio, en América Latina, el comercio intrarregional es muy reducido. Según las cifras de CEPAL, en el 2005 el comercio intrarregional de bienes fue de solo 92 385 millones de dólares a precios (FOB) , mientras que el comercio con el resto del mundo fue seis veces superior, alcanzado un nivel de 545 152.9 millones de dólares

Es evidente que la geografía es un espacio natural para comerciar con los países vecinos, de ahí la importancia de un modelo integrador. Este espacio, sin duda, contribuye a estimular las exportaciones y a que éstas aporten más al desarrollo nacional, ya que las exportaciones intralatinoamericanas pueden ser más intensivas en valor agregado e innovación tecnológica que aquéllas dirigidas hacia los Estados Unidos o Europa.

Como se conoce, en los años recientes EE.UU. ha impulsado acuerdos de integración multilaterales con la región, el ALCA , así como tratados bilaterales de libre comercio, con los que se aspira a que los capitales norteamericanos hallen iguales de pautas de funcionamiento económico en todas las economías de la región, aunque sean tan diferentes como las de Brasil o de Haití, así como posibilitar que cualquier actividad se convierta en esfera de aplicación lucrativa del capital norteamericano, sean la electricidad, el agua, etc.. De ese modo, EE.UU.

se propone transformar al neoliberalismo, de una opción de política económica en un compromiso intergubernamental. Una integración con las transnacionales, con la liberalización financiera y comercial, equivale a una integración hacia fuera, pero desintegración hacia adentro, en pocas palabras, representa una anexión con Estados Unidos.

Como subraya un trabajo reciente,”América del Norte, como se plantea en el TLC, ciertamente es el mercado más grande del mundo, lo triste es que lo es con México o sin él”. (Basurto, Anibal: “Mercado externo vs. Mercado interno”, Periódico El Hermosillo, México 19 de marzo 2005. Tomado del sitio Web www.elimparcial.com, 15-04-2008.)

La región necesita de un proyecto de integración diferente, basado en la cooperación y la solidaridad, en razones históricas y culturales. La Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), propuesta por el presidente Hugo Chávez Frías en la Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe efectuada en Islas Margaritas, Venezuela, en el 2001, constituye una concepción distinta a las anteriores, en tanto que no es un acuerdo estrictamente comercial, sino que va más allá, hacia la transformación de las condiciones socioeconómicas y productivas de la región e incluso plantea otorgar un trato preferencial a las economías más endebles de la región.

En materia económica, el ALBA está orientada a potenciar el desarrollo de los mercados nacionales, a través del fomento del comercio intra-regional, así como la modernización del sector agrícola, industrial y la infraestructura que sea necesaria para alcanzar tal propósito. Está contemplado que la exportación hacia el mercado mundial se haga de acuerdo a los objetivos de la integración latinoamericana, es decir anteponiendo los objetivos del comercio intra-regional, para así cuidar y estructurar las cadenas productivas nacionales destruidas por el neoliberalismo. El fortalecimiento y competitividad internacional de los productos de los países que se encuentran dentro de la integración, se deberá en gran medida a las políticas económicas encaminadas a la especialización y desarrollo de las cadenas agrícolas-industriales, así como la ayuda en forma cooperativa de los países más poderosos.

Autor: Eloy Samuel Ramírez Acosta - 2008