You are here

La Educación en Colombia

© Por: José Armando Hernández Bernal,
Economista, Administrador De Empresas, Especialista En Gerencia Financiera
Especialista En Docencia Universitaria

La desigualdad social y la brecha existente en la distribución del ingreso colombiano, son temas que sin lugar a dudas perjudican notoriamente el desarrollo económico, tecnológico e investigativo, de los diferentes sectores económicos de nuestro país. Estos elementos combinados con la corrupción y la indiferencia de la clase política colombiana, llevan a que los problemas más graves de nuestra sociedad se agudicen. Es así como el tema de la educación va tomando relevancia, cuando se piensa en una salida viable y consistente a la problemática anteriormente planteada.

En consecuencia el presente artículo se referiré a las bondades y perturbaciones que se han venido observando en materia de educación publica en Colombia, específicamente para los niveles de básica y media.

El primer aspecto que quisiera tratar es el que tiene que ver con la remuneración de los docentes, pues, si bien es cierto que los docentes en Colombia perciben un ingreso inferior a los promedios internacionales, también es evidente que algunos otros docentes devengan mas de 10 salarios mínimos al mes, producto de la o las pensiones otorgadas por los diferentes distritos o municipios del país, y aun así siguen ocupando plazas que bien pueden ser cubiertas por otros jóvenes licenciados.

De igual forma en los últimos años se han venido creando algunos incentivos pecuniarios para nuestros maestros, que tienen como objetivo mejorar la competitividad en el quehacer pedagógico. De este modo podríamos citar ejemplos como el premio compartir al maestro o casos en que la misma empresa privada, incentiva el reconocimiento de los docentes por su valiosa labor.

Sin embargo el problema educativo en Colombia es mucho más de fondo que de forma, pues es evidente que los premios y reconocimientos llegan a algunos pocos.

En consecuencia los salarios de los maestros (Aquí me refiero a los maestros que laboran en la actualidad, y su salario no supera 3 salarios mínimos vigentes,)1 no pueden depender del ganarse un premio, considero que el sueldo de un docente debe ser coherente con la formación y años de escolaridad, siguiendo un escalafón coherente a la administración publica y no al escalafón docente, pues si hacemos un comparativo muy rápido a través de las instituciones universitarias y de sus programas de formación, es fácil percibir que las licenciaturas son las carreras profesionales que mayor tiempo requieren para conseguir la titulación, es así como un administrador de empresas, un economista o ingeniero, puede titularse en menos tiempo 2 que un licenciado en química, matemáticas o idiomas. Sin embargo la remuneración asignada a un cargo profesional de carrera administrativa, es cuatro o cinco veces mayor que el de un docente.

Es así como el maestro de escuela o del colegio distrital debe nivelar su salario con otras actividades, propias o no a su profesión, por ello es fácil observar al docente trabajando de 6:00 am a 12:00 del medio día, en colegios privados para luego continuar con su jornada laboral en la institución distrital de 1:00 a 6:00 PM, evaluando claro esta la posibilidad de recibir algunas “horitas” de cátedra en una institución técnica o universitaria en la jornada nocturna.

Vemos entonces la transformación que se presenta del maestro a al dictador de clase, en donde cada estudiante es un código y no una persona, pues no existe el tiempo para verificar si la lección se aprendió o no, y mucho menos para planear o aplicar estrategias pedagógicas eficaces, de tal forma que la excelencia académica y la formación de calidad queda rezagada por las necesidades económicas de un docente mal remunerado, es aquí donde la revolución educativa se queda en un muy buen slogan de una campaña presidencial y no en una realidad.

La problemática descrita anteriormente se exacerba con los procesos que adelanta la administración pública en Colombia, puesto que los objetivos que a veces se eligen en un plan de desarrollo, no son bien escogidos3, este es el caso de los proyectos educativos de algunas de las administraciones publicas colombianas, que han pretendido solucionar el problema educativo en el país, a través de incrementar la cobertura y no en el mejoramiento de la calidad.

Otro problema neurálgico ocasionado por la misma corrupción de la administración publica, y cobijado por nuestros mismos legisladores, es el hecho que el ejercicio docente cada vez requiere de menos vocación, y mas de padrinazgos políticos, es así como los procesos meritocráticos de selección, nombramientos o ascensos, dependen del grado de influencia (palanca) política, o del numero de votos que le puede llegar a proporcionar al diputado de turno, esto con el agravante legal, el cual establece que las plazas docentes para la formación básica y media, pueden ser cubiertas por profesionales de distintas disciplinas 4, como ingenieros, economistas, contadores, etc. En esta medida las instituciones educativas de primaria y bachillerato de nuestro país, tiene mas ingenieros que licenciados.

En consecuencia, el mercado laboral para el licenciado, es cada vez más estrecho y competitivo. Lo que hace que el profesor que desee seguir siendo vigente en dicho mercado, deba capacitarse, realizando cuanto diplomado, especialización o maestría se oferte, sin embargo el resultado no se evidencia en una mejor calidad de la educación publica en Colombia, y mucho menos en el retorno de su inversión (mejoramiento del salario).

Finalmente; quisiera citar algunas cifras muy positivas 5 que en principio alivian la incertidumbre del problema educativo colombiano, pero que sin embargo no se reflejan en la actual problemática. Por ejemplo, durante el periodo de 1997 al 2004, el gasto real por estudiante fue de $960.000, (aprox.), así mismo en la década de los noventas el gasto publico destinado a la educación fue de 3,3% mientras que para el 2004, creció al 5,1%, esta cifras demuestran el evidente esfuerzo fiscal que ha hecho el gobierno para reflejar mejores indicadores sociales, sin embargo, indicadores como el nivel de participación de la investigación científico- tecnológica, dentro del rubro del gasto publico, son inclusive muy difícil de encontrar.

(1) Que es un salario muy bajo, teniendo en cuenta el grado de escolaridad, que se debe tener para desempeñarse como profesor en educación media y básica, en Colombia
(2) O con numero inferior de créditos académicos, en el caso que el comparativo se realice por créditos académicos.
(3) Probablemente sin ninguna mala intención, pero si con muchos errores de omisión, fundamentalmente por asesores incompetentes.
(4) Sin embargo lo grave del asunto, no es que el ingeniero este impartiendo cátedra de matemáticas, o el economista de ciencias sociales, lo verdaderamente preocupante es el hecho que estos profesionales, adoptan la figura de docentes sin ningún tipo de formación pedagógica, obedeciendo mas a dar una solución temporal de empleo que a cualquier otra cosa.
(5) Cifras reportadas en el borrador del Banco De La República “Evaluación y análisis de la eficiencia de la educación en Colombia.” Elaborado en febrero de 2006, por ANA MARIA IREGUI, LIGIA MELO, JORGE RAMOS.

Como citar este artículo: 

Anónimo (24 de Abr de 2008). "La Educación en Colombia". [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/colombia/educacion (Consultado el 19 de Oct de 2017)




Secciones: 
Temas de Economía: 

Newsletter: Reciba información de Economía en su E-mail

Primary tabs