You are here

LA COOPERATIVA DE NIÑERAS

LA COOPERATIVA DE NIÑERAS (I)
(Mario Blacutt Mendoza)

El actual Premio Nóbel de Economía, Paul Krugman, tiene muchas facetas a su favor; en este artículo citaremos algunas de las que me caen bien

Primero, no es neoliberal; los expertos dicen que es neokeynesiano y, como catedrático de la Universidad de Princeton y columnista del “New York Times”, es muy crítico de la política de Busch

Segundo, vislumbró el límite del crecimiento de los países asiáticos, los que, al igual que el de la ex URSS, estaban basados sólo en el incremento de los recursos naturales y humanos y de las inversiones; no en el de la productividad

Tercero, porque dice cosas (“El Retorno de la Economía de la Depresión”) como la siguiente “Como economista con buena reputación soy completamente capaz de escribir cosas que nadie puede leer”

Así, nos instruye sobre el peligro de “expresarse de un modo excesivamente solemne” y creer que eso es bueno, tal como lo creen la mayoría de los que están seguros de que tienen la última palabra

Cuarto, porque considera que la imaginación es una de las grandes virtudes del ser humano; en la misma obra afirma “las personas graves, sin una vena fantástica casi nunca ofrecen visiones frescas, ni en economía ni en ninguna otra materia”

Siguiendo con su “vena fantástica” toma una historia escrita por Joan y Richard Sweeney en 1978 que habría sido “una bomba de intuición” (tan apreciada por mí) para su propio pensamiento

La historia se llama “Teoría Monetaria y la Gran Crisis de la Cooperativa del Capitolio de EE.UU” que se refiere a una cooperativa de niñeras conformadas por 150 parejas jóvenes

Estas parejas trabajaban principalmente en el Parlamento norteamericano y estaban dispuestas, como miembros de la cooperativa, a cuidar los niños de las otras parejas

Se formó la cooperativa y, con ella, un consejo directivo, el que repartió cupones, cada uno de los cuales otorgaba el derecho a una hora de servicio de niñeras

Cuando una pareja necesitaba salir en la noche podía contratar a otra pareja que no tenía planes para esa noche y encargarles el cuidado de sus niños a cambio de los respectivos cupones

Pero se presentó un problema no anticipado por los fundadores; las parejas con varias noches libres y que no tenían planes inmediatos para salir trataron de acumular cupones para el futuro

Por supuesto que esta acumulación significaba una reducción de los cupones disponibles, por lo que llegó un momento en que la circulación de los cupones se redujo considerablemente

De este modo, las parejas que no tenían muchas reservas de cupones empezaron a preocuparse y también comenzaron a acumular cupones reduciendo el número de sus salidas mensuales

Por esta razón, la probabilidad de que una pareja hiciera de niñera para ganar cupones empezó a decrecer, lo que les obligó a incrementar su reserva de cupones, con lo que las oportunidades de cuidar niños se fueron reduciendo consecuentemente

En resumen: la cooperativa entró en recesión, pues según los que la concibieron, la cooperativa era un modelo de economía en miniatura

La recesión no se debió a que las parejas hicieran mal el trabajo o porque la tecnología de algunas parejas fuera mejor que la de las otras; no señor, la dificultad no habría estado en la “producción” sino que fue causada por una falta de “demanda efectiva”

Las parejas “gastaban” cada vez menos cupones debido a que deseaban acumular “liquidez”, por lo que el Consejo de Gobierno decidió tomar cartas en el asunto

Esta intervención del Consejo de Gobierno en el funcionamiento de la cooperativa, era una réplica de la intervención estatal en una economía de mercado: algo profano para los neoliberales

Se supone que la intervención del Consejo de Gobierno, compuesta por abogados, fue la de obligar, por norma estatuida, a que cada pareja saliera por lo menos dos veces al mes

Se dice que los economistas convencieron a los abogados que la solución adecuada no estaba en la arbitrariedad sino en una medida que permitiera incrementar el número de cupones

Los resultados, se dice, fueron maravillosos: con mayor reserva de cupones, las parejas salieron con mayor frecuencia, ofreciendo más oportunidades a todas las parejas que deseaban cuidar niños y ganar más cupones

De este modo el “Producto Interno Bruto” de la Cooperativa de Niñeras, medido por el número de niños atendidos, aumentó considerablemente y el problema fue solucionado

Una primera conclusión de Krugman es que las recesiones verdaderas pueden ser combatidas simplemente emitiendo dinero

Tal como el lo afirma, esta conclusión surge de la teoría de que una recesión no es sino el producto de los deseos del público de acumular liquidez; de no gastar lo que deben gastar

Así lo mostraría el resultado del experimento mental alegorizado por la Cooperativa de Niñeras del Parlamento norteamericano, conformada por 150 parejas que trabajaban en ese lugar

Pero hay mucho que analizar en el ejemplo tan imaginativo y ameno, lo que haremos a partir de este artículo, en especial, cuando lo apliquemos a los países subdesarrollados

Saludos
Blacutt

Pienso que la diferencia del sistema de cupones con el sistema de precios le da al fenómeno económico una gran complejidad. Los productos en la economía no son canjeados por cupones sino por dinero y no hay un sólo producto. Además, el tipo de cambio de cuidados contra cupones estaba fijo, cosa que no sucede en el sistema de precios. Sabemos que la principal consecuencia, en un mundo simplificado, de un aumento del circulante es la inflación. No lo mencionaron pero supongo que lo tienen presente. Además el salario de los agentes económicos de este sistema de cupones no era sólo el recibido a través de los cupones, sino que tenían un salario autónomo. El asunto es que el ejemplo adolece del factor complejidad como todos los modelos, pero al menos nos da la solución con pros y contras que requiere una situación recesiva o depresiva en la actividad económica;en lo que se refiere a los efectos colaterales como la pérdida del poder adquisitivo de los ahorros no tiene solución en nuestro actual sistema económico. Pero si se protege a los encargados de distribuir el ingreso nacional como son capitalistas y funcionarios sobre los cuales recae la responsabilidad de mantener un sistema económico funcional, de lo cual, sólo sabemos que consiste en cobrar un precio y un impuesto a una base enorme de individuos con la esperanza de que el flujo del ingreso - gasto mantenga su dinámica favorable para todos, sin olvidarnos que todos dependemos de todos y que aquellos miembros de la comunidad con menos recursos que aportan el tiempo de su vida necesitan atención médica a veces. Lo cual ya sugiere soluciones a las mentes sensibles.

Hola Sacberis:
La metáfora de Krugman está diseñada para apoyar su tesis fundamental: las recesiones se originan por la propensión de los consumidores a ahorrar más de lo debido, pero pueden ser combatidas simplemente aumentando el circulante

Particularmente, no creo que eso sea cierto; prefiero, en este caso, no en todos, la percepción keynesiana: el capitalismo es inestable por la inestabilidad del comportamiento del empresario

En mi opinión, no importa la cantidad de dinero que se ponga en circulación, lo importante es averiguar cuáles son las expectativas del empresario con relación al futuro; supongamos que son negativas porque no confía en la estabilidad política del país, en ese caso, no importará cuánto dinero lance el Banco Central, ni cuán reducidas puedan estar las tasas de interés, las inversiones no vendrán

Por otra parte, Krugman, como buen neokeynesiano, se apoya en el concepto de "subconsumo" para explicar la fuente de la recesión

Por mi parte debo decir que he roto muchas lanzas teóricas con varios representantes del modelo neoclásico (en el que ondluyo a Keynes) debido a su pretensión de asimilar el concepto del "subconsumo" a las condiciones de los países subdesarrollados

El subconsumo al que alude Krugman se debería a la aparición de un incrmento significativo de la propensión marginal del ahorro, lo que, evidentemente, reduciría el consumo con sus secuela de efectos recesivos en la producción

Sin embargo, en los países subdesarrollados no hay subconsumo en el sentido keynesiano sino más bien hay una insuficiencia en la demanda no debido a que la gente ahorra mucho, sino porque no tiene el igreso necesario para demandar lo que necesita

Confundir estos dos conceptos, al estilo del FMI, es atentar no sólo en contra de la disciplina económica, sino en contra de la vida misma de millones de personas en el planeta

Saludos
Blacutt

Mario,

Está tan mencionada relación entre dinero y actividad económica que se analiza en los modelos tiene una interesante arista que me gustaría comentarte. Si hay tipo de cambio fijo, un incremento en la cantidad de circulante "inflaría" el poder adquisitivo de los nacionales favoreciendo la compra de insumos y artículos importados, si pensamos en la maquinaría importada podemos hablar de que una política monetaria expansiva con tipo de cambio fijo inclina la balanza en favor del país ejecutante de una forma artificiosa, el tipo de cambio flexible deja en manos del mercado (financiero) los términos de intercambio de los países. Lo cual afecta a la población por medio de la infación importada. El punto principal es que dinero y precios están regulados de forma defectuosa por el mercado mundial (de bienes y activos financieros a través de los precios).

Regresando al tema de la niñeras directamente me parece interesante notar que los modelos predicen un aumento de precios a la par de un mayor circulante pero creo que no aplica para USA. No sé sinceramente cual sea la magnitud de la base monetaria en dólares pero supongo que es inmensa y aún así tienen la inflación más estable y controlada del mundo. Supongo que Krugman ha notado eso, así que qué más da un aumento artificioso de circulante.

La idea de concederle más o menos importancia a la dinámica de la demanda o de la oferta es un tema para la eternidad. Pero es reduccionista. Si el empresario típico ve un aumento de sus inventarios seguramente reducirá los pedidos de fabricación por cuestiones de espacio, si sus supuestos de ventas permanecen inalterados dada su cuota de mercado observada, asi que las elecciones del empresario giran en torno a las condiciones de dinámica de la demanda. Así que sin empresario no hay oferta y sin demanda no hay empresario.

Añadir nuevo comentario

Newsletter: Reciba información de Economía en su E-mail