You are here

ISRAEL GUIFRE BERNAT DE CLARAVALL SEBASTE

EL EURO UNA MUERTE ANUNCIADA

¿Es realmente tan grave?

¿Es realmente culpa del euro?

¿Cómo terminará?

¿Cómo me protejo de esto que nos espera?

¿Cuándo sucederá?

Sí, creo que la situación de la zona euro es muy grave. Y sí, creo que el origen principal de los problemas es el propio euro. Al haber sido introducido sin ningún fundamento subyacente, el euro es un castillo de arena. No existe una política económica o fiscal en común, la popularidad del proyecto es fluctuante y el impacto del euro sobre la competitividad y productividad relativa ha tenido un efecto devastador para muchos de sus participantes. La base de una moneda común simplemente no existe y tampoco existe la voluntad de abordar las consecuencias de sus distorsiones, tales como la transferencia de pagos a los países en desventaja y los bonos comunes.

Grecia ha perdido su capacidad competitiva, mientras que Alemania se ha beneficiado enormemente. Este tipo de desequilibrio se constata generalmente dentro de los estados-naciones, en donde algunas zonas son más exitosas mientras que otras tienen más dificultades. Pero dentro de un estado-nación, el movimiento de la mano de obra desde una zona de desventaja, con poco trabajo, a una zona próspera con muchas oportunidades es mucho más simple y la voluntad de apoyar a la zona más pobre es significativa por la solidaridad nacional.

Dicha solidaridad y flexibilidad claramente no existe entre los países miembros de la eurozona, ni tampoco puede esperarse que así sea. Incluso en los mejores momentos, y ni hablar durante una crisis, la principal responsabilidad de un gobierno nacional deben ser sus propios ciudadanos y no otros países distantes que los votantes perciben como despilfarradores de dinero. Por lo tanto, históricamente la única forma de salir de una economía que no es competitiva ha sido la devaluación, lo que es sumamente importante para restaurar el equilibrio de vez en cuando. La devaluación competitiva muchas veces ha sido denunciada por los políticos como injusta y egoísta. Sin embargo, en los hechos, la revaluación y la devaluación son situaciones normales para la mayoría de las monedas, además de ser un mecanismo útil para los mercados. Al eliminar esa posibilidad, la única opción para los miembros de la zona euro es la devaluación interna, una estrategia que es políticamente imposible y dolorosamente innecesaria para las poblaciones afectadas.

El ejemplo más reciente de esta imposibilidad inherente es Italia. La Comisión Europea ha fomentado repetidamente la idea de que el gobierno tecnócrata de Mario Monti fuese respetado y aceptado por los italianos. Pero la primera vez que se enfrentó al juicio público, Monti fue destruido. Y ahora tanto Beppe Grillo como Silvio Berlusconi señalan continuamente que la solución para Italia podría ser abandonar el euro. Y sin duda que tienen razón.

La situación es la misma para Grecia, obviamente, pero también lo es para España, Portugal y finalmente para cualquier otro país cuya competitividad sea inferior a la de Alemania. Incluyendo a Francia, sólo es cuestión de tiempo, a mi parecer.

¿Cuánto tiempo puede durar este proceso, incluso aunque esté garantizado que el resultado será negativo?

Pues esa es una pregunta difícil. Está claro que se ha invertido un enorme capital político en el proyecto euro y su fracaso será un gran bochorno para los países y líderes políticos. Por lo tanto, espero que ellos puedan mantener vivo al euro mientras esto sea posible.

La única posibilidad de frenar la locura serán las protestas masivas de los votantes, y eso es exactamente lo que estamos empezando a vislumbrar. En Italia, el rechazo de un delegado de la UE, un parlamento inmanejable. En el Reino Unido, el surgimiento del Partido Independiente del Reino Unido que ahora pretende extenderse a nivel nacional, y sospecho que en poco tiempo también en Alemania, en donde el descontento y la desconfianza con respecto a los socios europeos va en aumento. Y por supuesto, cuando los ciudadanos europeos se rehúsen un día a seguir pagando cuentas (a pesar de los enormes beneficios que Alemania ha experimentado indiscutiblemente como el único país importante dentro de la zona euro) el euro abandonará su formato actual.

El final podría ser un adiós al Club Med, podría ser una ruptura total, podría ser una eurozona a dos o tres velocidades o que Alemania simplemente abandone el escenario, lo que la conduciría a cualquier de los panoramas descritos anteriormente.

Pero mientras tanto, tendremos que soportar arreglos cortoplacistas, que se presentarán como grandes logros y soluciones, un mayor debilitamiento de la solidez monetaria de la zona euro y retrocesos frecuentes cada vez que la realidad nos golpee. La debilidad actual no es culpa de Berlusconi. Es culpa de que la realidad está siendo encubierta durante unos meses, solo para ser revelada nuevamente cada vez que los votantes (o los mercados) tienen la oportunidad de reaccionar. De hecho, yo creo que deberíamos estar agradecidos de que el efecto Berslusconi haya sacado a luz los desafíos – cuanto antes veamos la realidad, mejor será. Finalmente el euro deberá irse y todo el dinero que se gasta actualmente en acuerdos para “prolongar y disimular” estaría mejor aprovechado si se utilizara para eliminar la divisa en forma bien estructurada y cuidadosamente planificada. Pero seguramente el final no estará bien estructurado sino que será un proceso caótico y destructivo.

¿De qué manera afectará este desastre a nuestras inversiones?

Claramente, será muy desagradable. También llevará a la reducción de personal y a la libertad financiera en Europa, ya que se aplicarán medidas irracionales para tratar de evitar lo inevitable. Por lo tanto, sean muy cuidadosos al confiar en cualquier tipo de ahorro público o vinculado a impuestos o a planes de pensión que retengan su dinero. Seguramente las reglas cambien en su detrimento, dado que se han agotado las opciones financieras para los gobiernos europeos. Tengan cuidado con los bonos públicos. Su valor deberá bajar de forma significativa y probablemente también se reestructurarán en muchos lugares de la zona euro. Tendremos que pagar impuestos aún mayores. Y tendrán que encontrarse chivos expiatorios, por lo que debemos esperar un mayor maltrato hacia los bancos y odio para con los mercados financieros.

LAMENTABLEMENTE EL FUTURO NO ESTA EN EUROPA

ISRAEL GUIFRE BERNAT DE CLARAVALL SEBASTE

MASTER EN BOLSA,
MASTER MERCADOS FINANCIEROS
MASTER GESTION DE CARTERAS
MASTER EXPERTO EN ANALISIS TECNICO
PROFESOR DE TEORIA DE INVERSION FINANCIERA
PONENTE EN CONFERENCIAS DE GESTION DEL RIESGO EN DERIVADOS FINANCIEROS
ASESOR FINANCIERO PARA DIFERENTES MINISTERIOS DE ECONOMIA DE LA UE
SUPERVISOR EN DIFERENTES PLATAFORMAS DE INVERSION ON LINE

Como citar este artículo: 

ANDORRA (08 de Mar de 2013 - primera publicación: 2013). "ISRAEL GUIFRE BERNAT DE CLARAVALL SEBASTE". [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/israel-guifre-bernat-claravall-sebaste (Consultado el 21 de Nov de 2017)




AdjuntoTamaño
PDF icon EL EURO UNA MUERTE ANUNCIADA.pdf59.21 KB
Secciones: 

Newsletter: Reciba información de Economía en su E-mail

Primary tabs