Dentro del proceso productivo de la lana se pueden considerar dos grandes etapas: la primera es la producción de la materia prima, realizada en el campo a través del manejo ovino. La segunda etapa es la realizada por la industria textil, en complejos industriales concentrados geográficamente.

Obtención de la materia prima

El ciclo productivo de la materia prima, lana sucia sin ningún grado de elaboración, es anual y está caracterizado por tres etapas, dentro de las cuales se desarrollan diversas tareas que implican distintos grados de especialización. Las etapas son: la señalada, la encarnerada y la esquila. A las dos primeras se las considera dentro la actividad ganadera propiamente dicha. La duración de cada una de ellas está determinada por el proceso biológico del animal y por la especialización de los productores en cada una de ellas (por ejemplo si realizan inseminación artificial o no).

Las tareas realizadas en cada etapa pueden ser llevadas a cabo por el propio productor o sus empleados, o contratar a terceros para realizar tareas específicas.

a) Actividad en el campo

Los establecimientos que se dedican a la cría de ovejas de manera extensiva y dirigidas a la producción de lana requieren, de acuerdo a su escala de producción, además de la tierra y los animales, la siguiente infraestructura rural: alambrado, corrales, galpón de esquila, vivienda o puesto del productor, bretes de esquila, bañadero, molino, tanque australiano. El material utilizado para la construcción varía según las posibilidades económicas del productor.

A lo anteriormente mencionado se le deben agregar las herramientas necesarias para realizar las diferentes tareas. Algunas de las herramientas son comunes a otras actividades agropecuarias como por ejemplo pala, picota, barreta, carretilla. Pero otras son muy específicas de la actividad ovina. Entre ellas se tiene a las tijeras o máquinas para esquila o el instrumental para realizar la inseminación artificial.

Las etapas del ciclo productivo que se llevan a cabo en el campo, de manera extensiva, son la señalada y la encarnerada. Las tareas realizadas en estas etapas no son muy numerosas. Algunas se repiten en ambas etapas y pueden ser llevadas a cabo por un número relativamente reducido de trabajadores. Además, la mayor parte de las actividades no requieren demasiada especialización del operario, salvo en el caso que el productor practique la mejora genética de sus animales mediante la inseminación artificial. Las actividades referidas al cuidado de la hacienda y de las condiciones generales del campo se dan a lo largo de todo el período productivo por lo que no se consideran como una etapa específica, pero sí como actividades necesarias en cada etapa. Estas involucran, por ejemplo, el mantenimiento del alambrado perimetral para evitar la depredación o la mezcla de animales, alimentación con suplementos a las ovejas, asegurar el aprovisionamiento de agua para los animales si no hay una aguada natural, etc.

b) La esquila

La esquila, el acondicionamiento y el envasado se deben realizar en un galpón con bretes de esquila adecuado para tales fines. Esta característica es la que diferencia a estas tareas de las realizadas "a campo".

El productor puede realizar estas tareas adoptando las prácticas promovidas por el programa de asistencia para el mejoramiento de la calidad de la lana (PROLANA) contratando una "comparsa de esquila" reconocida por el programa. O, caso contrario, optar por realizar la esquila por el método "tradicional".

El PROLANA es un programa nacional creado con el propósito de asistir al productor lanero de todo el país para el mejoramiento de la calidad de la lana, de su presentación y condiciones de venta. Ha sido desarrollado por organismos públicos y privados, nacionales y provinciales. Se instrumentó a través de la resolución 1139/94 de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación (SAGPyA) en diciembre de 1994.
Participan, y son beneficiarios de este Programa, los productores, empresas de esquila, esquiladores, acondicionadores y clasificadores de lanas en estancia, empresas laneras, institutos tecnológicos nacionales, gobierno nacional y gobiernos provinciales.

Para revalorizar la calidad de la lana argentina y mejorar su competitividad en el mercado nacional e internacional, el PROLANA adopta como filosofía la satisfacción de los requisitos de sus clientes y beneficiarios a través de la detección y tratamiento adecuado de sus necesidades. Para lograrlo de manera efectiva, e iniciar un camino de mejoramiento progresivo y continuo, se decidió impulsar la adopción masiva de las siguientes prácticas tecnológicas: la esquila Tally-Hi, el acondicionamiento básico de la lana en estancia y el envasado en material no contaminante y, por último, el análisis de laboratorio de las lanas producidas.

No existe un método fácil para esquilar ovinos. No obstante el Método Tally-Hi (alto rendimiento), permite una esquila correcta, de alta calidad y con menor esfuerzo que cualquier otro método. El sistema es fácil de aprender pues tiene un método de enseñanza, el cual prioriza la calidad a la velocidad de trabajo. Una vez que el esquilador domina la técnica del sistema, la velocidad se alcanza rápidamente. Al esquilar correctamente por el método Tally-Hi todos los actores del sistema se benefician:

El Esquilador:

- Trabajo calificado y tecnificado que jerarquiza el oficio.
- Las posiciones mas cómodas del ovino y del esquilador, favorecen los cortes largos que dan mayor calidad de esquila y rapidez a la operación.
- Las posiciones de trabajo más cómodas naturales permiten un ahorro de energía ya que conduce a un menor desgaste físico.
- En el caso de que las instalaciones lo permitan, el sistema prevé que el esquilador realice además la tarea de agarrar el animal.

El Contratista:
- Trabajo tecnificado que jerarquiza el servicio ofrecido, bajo asistencia técnica especializada (Instructores).
- Alta calidad final del trabajo, que permitirá al contratista asociar al mismo con un diferencial de precio a obtener, estando el productor dispuesto a asumirlo, en función de los resultados.

El Productor:
- El sistema permite un mejor trato al animal ya que se esquila en posiciones especialmente estudiadas que determinan que el esquilador nunca se hinque, ni se siente sobre el lanar, evitándose posibles roturas de costillas y machucamientos.
- Menos recortes de lana, en virtud de que las posiciones del método hacen que la tijera corra siempre perpendicularmente a la lana cortando contra la piel.
- Menor riesgo de lastimaduras ya que el cuero del animal queda bien estirado y el esquilador tiene una mano libre para ayudar al trabajo de la tijera.
- Se obtiene un vellón entero que permite hacer un buen trabajo en la mesa de acondicionamiento y mejorar la presentación de las lanas, que actualmente son seriamente castigadas en los mercados laneros del exterior.
- Permite apartar más eficientemente los diferentes tipos de lanas: vellón y no vellón (barriga, puntas amarillas, pedazos, vegetal), que por tener diferentes usos tienen diferentes precios.

La Industria Textil
- Se facilitan los trabajos de acondicionamiento y clasificación en barraca, lo que redunda en un menor costo final (costos fijos y costos operativos).
- Menor presencia de fibras cortas por recortes de lana, aumentando los rendimientos industriales.
- Menor incidencia de fibras contaminadas que afectan la calidad de los Tops.

c) Acondicionamiento y envasado:

Se desborda poniendo énfasis en la obtención de vellones limpios y libres de contaminantes, como lana pigmentada (negra, de lunares), coloreada (manchada por orina, con pinturas no lavables), con problemas de coloración (lanas amarillas), etc. Además, se evita la incorporación de toda clase de materiales extraños (arpilleras, plásticos, hilos, colillas, alambres, etc.). Asimismo se separan los vellones en un mínimo de clases de lana dentro del lote, asegurando un grado de uniformidad aceptable dentro de cada clase, según lo establecido por el PROLANA.

El envasado se realiza en fardos o bolsones nuevos, de polietileno de 200 micrones de espesor mínimo o de cualquier otro material aprobado por la Federación Lanera Argentina (FLA). Los fardos deben ser confeccionados con 3 alambres como mínimo.

d) Análisis de laboratorio

El análisis de laboratorio es una herramienta importante para mejorar la producción y al momento de vender la lana. Es muy importante que los productores conozcan con exactitud las principales características de su lote, las que determinan en forma directa el precio del mismo. Esto es posible mediante la medición objetiva de dichas características, por medio del análisis de laboratorio, de una muestra representativa del lote. Las ventajas de realizar el análisis son las siguientes:

1. Permiten al productor conocer tanto las virtudes y los defectos de su producción como decidir los cambios de manejo que le permiten mejorar su producto final.

2. La información del análisis de laboratorio, junto con la información de precios del mercado, permiten conocer con mayor certidumbre el valor de la lana.

3. El uso de la información objetiva es una condición necesaria a la hora de comercializar un lote de lana, ya sea en el mercado nacional como internacional.

Las características más importantes a medir son:
el Diámetro Medio de Fibras (finura)
el Porcentaje de Materia Vegetal
el Rinde al Lavado
el Rinde al Peine Schlumberger Seco

En el Cuadro I.1 se describe, de manera general, el ciclo productivo de la materia prim. En él se resumen las etapas, las tareas y la época del año en la que se practican. Se debe aclarar que se considera un ciclo completo desde la encarnerada de un año a la del año siguiente. Se consideran implícitas dentro de todas las etapas las tareas de cuidado de los animales y de las condiciones del campo que son necesarias a lo largo de todo el ciclo.

Cuadro I.1: Ciclo productivo de la lana

Etapas

Periodo

Tareas

1- Encarnerada: servicio del carnero a la oveja.
Puede ser:

  • natural (en el campo),
  • en corral  
  • inseminación artificial.

Marzo
a
Mayo

  • Juntar la hacienda
  • Revisar la sanidad de la majada
  • Controlar pesos
  • Traslados de carneros
  • Seleccionar ovejas si se practica inseminación artificial
  • Acondicionar lugar de servicio; si es en corral o inseminación artificial

2- Esquila: esta puede ser realizada en dos momentos distintos, dependiendo las prácticas de esquila del productor de acuerdo con la ubicación del establecimiento y de las condiciones generales de la majada:

  • esquila pre-parto: 20 días antes de parir
  • esquila post-parto: 2 meses después de parir

 

 

 

 

Agosto–Setiembre
Octubre-Noviembre

  • Juntar la majada
  • Revisar la sanidad de la hacienda
  • Vacunación antisárnica
  • Esquila: a tijera o con máquina
  • por trabajadores
  • contratación de comparsa de esquila

La mayoría de los productores aplica el método aprobado por el PROLANA

  • Acondicionamiento
  • Análisis de laboratorio: efectuado por laboratorios de lana autorizados

3- Señalada: colocar en el animal la señal de propiedad del campo.

Octubre
a
Diciembre

  • Juntar la hacienda
  • Registrar señal en el registro nacional de propietarios
  • Colocar señal
  • Compra/Venta de corderos
  • Descole a machos

Fuente: elaboración propia sobre la base de información brindada por el Ing. Agr. Manuel Albar Díaz,…,op.cit.

Proceso industrial

Una vez obtenida la lana esquilada esta es adquirida por las empresas que llevan a cabo su industrialización en diferentes grados. A continuación se hace una breve descripción del proceso completo desde que se recibe la lana sucia hasta la obtención de la lana hilada lista para su consumo directo.

a) Clasificación
Las plantas manufactureras realizan sobre las lanas sucias, o grasientas, antes de someterlas a los distintos procesos industriales, una clasificación que tiene dos finalidades: separación de los vellones por finura y determinación del tipo industrial.

b) Lavado
Tiene como finalidad separar de las fibras la grasa y otras sustancias extrañas, pero sin remover la materia vegetal.

c) Eliminación de las materias vegetales
A través de químicos o dispositivos mecánicos se destruye las materias vegetales sin afectar las fibras.

d) Cardado
En este proceso se utiliza una máquina que transforma las fibras en mechas circulares que luego se arrollan en bobinas. Luego se hace pasar la lana por las cardas.

e) Peinado
En este paso se somete la lana a la acción de las máquinas peinadoras, para mejorar así su uniformidad. Finalmente, pasa por una máquina de estirar, produciéndose bobinas conocidas también como "tops".

f) Hilado
La transformación de lanas cardadas y peinadas en hilos constituye la etapa previa para sus usos industriales. Consiste en el estirado, la torsión y el plegado. La magnitud del estirado difiere según se trate de lanas cardadas o peinadas. En las primeras, el estirado llega a cuadruplicar su longitud original, mientras que para las peinadas el estirado puede llegar de seis hasta dieciséis veces.

Autor: Marcela Báez
Mendoza, Agosto de 2005
Universidad Nacional de Cuyo
Facultad de Ciencias Económicas