El Sistema Financiero Global

En el mundo entero la importancia de consolidar una economía real a través de la producción, ha dado paso a una economía financiera especulativa, constituida por las acciones y títulos valores que son comercializados en las bolsas mundiales, las cuales no están respaldadas por bienes sino por percepciones del mercado, que suben o bajan de acuerdo a los especuladores. El productor o comercializador no gana por el producto en sí, cuanto por la comisión financiera obtenida a través del uso del dinero plástico.

El moderno sistema financiero capitalista ha creado un gobierno mundial totalitario, una religión sincrética, universal, que combine la pompa al estilo católico con la retórica de la New Age, un mercado global sin “barreras” impuestas por las autoridades democráticas responsables ante sus electorados, una serie de medidas protectoras de la vida, o de propiedad social, controladas por el gobierno mundial, patrulladas por un ejército mundial, financieramente reguladas por un banco mundial a través de una sola moneda global, y un mundo poblado por una población atontada, descuidada, desmoralizada y controlada mediante microchips implantados y conectados a un ordenador global.Los secretos del club de Bildelberg. Stulin, Daniel. Primera Reimpresión Colombia 2008. p. 81

Los magos financieros, que controlan a varios medios de comunicación, en forma engañosa, nos hacen ver los beneficios del libre mercado, la apertura de fronteras, los supuestos beneficios de transar en las bolsas de valores, pero, en realidad la verdad ocultan y la ficción publican.

El éxito financiero, de unos pocos, es ejecutado a través de banalizar la vida del ser humano, convertirla en farándula e inducirla al consumo desenfrenado, sin importar si es necesario o no. Por otra parte las denominadas “Cámaras” de los empresarios y medios de comunicación, impulsan la dependencia financiera que esquilma las economías nacionales y constituyen los principales cómplices de la corrupción de los capos.

Hay dos maneras concretas de atacar los medios de vida de la gente para obligarla a adaptarse a las exigencias financieras y empresariales globales. La primera es el totalitarismo y su concepto de guerra total, una solución patológica a una vida insegura y atomizada: cultura de masas, imágenes demagógicas, celebridades, los principales éxitos vendidos a voluntad a una población desmoralizada a favor del fundamentalismo fanático de un grupo de hombres que no responde ante nadie y que buscan el poder absoluto al precio de la dignidad del hombre moderno, denigrado, humillado y despreciado por los poderes combinados del aparato de manipulación y el lavado cerebral, decididos a recrear un nuevo imperio romano.

Los secretos del club de Bildelberg. Stulin, Daniel. Primera Reimpresión Colombia 2008. p. 81

De semejante manera que es engañada la persona, lo son también los países, sometidos a fuertes presiones, chantajes y coimas, por instituciones financieras mundiales, que a través de supuestos estudios y consultores “sugieren” la realización de políticas y obras que resolverían los problemas que enfrentan esos países. Para el efecto ofrecen créditos blandos y favorables, que al final constituyen verdaderos dogales imposibles de pagar.

Una de las condiciones de los préstamos, digamos de un billón de dólares, a países como Indonesia o Ecuador, era que ese país tendría que devolver el 90 por ciento de ese préstamo a compañías norteamericanas como Halliburton o Betchel para construir infraestructura. Estas compañías construyen sistemas eléctricos, puertos o carreteras, obras que enriquecen a unas pocas familias adineradas, mientras que los pobres quedan atrapados por una deuda asombrosa que no pueden pagar.” “Un país como Ecuador debe destinar el 50 por ciento de su presupuesto para pagar la deuda y no puede hacerlo. Por lo que lo tenemos literalmente encima de un barril (esto es, agarrado de los testículos). Y cuando queremos más petróleo, vamos a Ecuador y decimos: ´Parece que usted no puede pagar sus deudas, así que entregue su bosque húmedo amazónico a nuestras compañías petroleras. ¿OK?” Y hoy estamos destruyendo esa jungla, forzando al Ecuador a causa de aquella deuda. Nosotros les prestamos, el país queda con esa deuda más un montón de intereses y ellos se transforman en nuestros sirvientes, en nuestros esclavos.

Salinas Juan. Narcos, banqueros & criminales. Buenos Aires. Segunda Edición, 2006, p 163. Escrito en 2005.

Los funcionarios gubernamentales que negociaron fueron ¿Grandes tontos o grandes corruptos? ¿O ambos? La ciudad de Quito posee desde hace unos cincuenta años el aeropuerto que ha venido funcionando con relativa eficacia, hoy pretende ser eliminado y reemplazado por otro de inferiores condiciones técnicas y financieras, extremadamente caro, para solventar negociados, proyectar nuevos centros financieros y dinamizar el ingreso del contrabando “científico”. Los intereses de la colectividad están muy por debajo y a merced de pocos magos de las finanzas. Un grupo de aventureros, con ochocientos dólares en el bolsillo, ofreció construir el nuevo aeropuerto, pero en realidad lo está haciendo con dinero del Municipio de Quito.Gallegos Arends Enrique. Araujo Nellie. Corrupción de Alto Vuelo El Atraco de Tababela. 2010

El sometimiento de los países no solo es efectuado mediante la fuerza de la armas sino a través de los créditos imposibles de pagar. El dinero es repartido a funcionarios públicos para asegurar el pedido de créditos para proyectos que no tienen ninguna viabilidad. Veamos algunos ejemplos: “La construcción de una planta termonuclear por un valor de 2.500 millones de dólares en las Filipinas sobre terreno sísmico y que no funciona; la fábrica de papel de Santiago de Cao en el Perú, que no pudo operar por no tener suficiente agua, o el inconcluso tren eléctrico de Lima; la refinería de estaño de Karachipampa en Bolivia, la cual, por estar ubicada a 4.000 metros de altura, no tiene suficiente oxigeno para trabajar; la procesadora de basura para Guayaquil, que se compró y pagó, pero que nunca se instaló y cuyos restos se incendiaron; la acería ACEPAR en Paraguay, que prácticamente no funciona desde su culminación a medidos de los años ochenta; o, la imprenta del Ministerio de Educación de Quito, instalada en 1991, 12 años después de haber sido comprada no funcionaba, …

. Toussaint Erik. La Bolsa o la Vida. Quito, 2002, p. XIX.

La compra de barcos pesqueros noruegos por empresarios ecuatorianos con un crédito de 50 millones de dólares, que luego no funcionaron y que el Estado asumió la deuda y los barcos. En los años sesentas el Ecuador fue estremecido ante la denuncia de la adquisición de unos vehículos chatarras, que habían sido negociados por los mandos de las fuerzas armadas, y que, increíblemente concluyó en que el principal acusado fue declarado inocente, con todos sus compañeros y elegido vicepresidente de la nación. En plena guerra del “Cenepa” se destapó el negociado de la compra de los fusiles inservibles a la Argentina, que comprometió el mando militar, juicio que hasta el día de hoy no termina la investigación, mientras en la Argentina el ex presidente Saúl Menem fue condenado a pena de prisión.

Recordemos también el publicitado caso del “financista” Bernard Madoff, paradigma de “éxito” capitalista, quien defraudó una suma aproximada a los 80 mil millones de dólares y fue condenado a 150 años de prisión. La estafa no lo pudo hacer solo, necesito del apoyo de la banca y de los fondos especulativos. Madoff cometió un fraude simple y gigantesco: pagar como ganancias a sus clientes con el dinero que le llegaba de nuevas inversiones gracias a su reputación de mago de las finanzas; todo para perpetuar un fondo que disimulaba sus agujeros detrás de una fachada de fabulosa rentabilidad. ¿Cómo financistas de bancos y fondos de alta especulación, en teoría la crema del mundo económico, no vieron este fraude elemental ¿En sus declaraciones a The New York Times, Madoff dice que su actitud (la de los banqueros) era “si estás haciendo algo ilegal, preferimos no saberlo”. En definitiva, mientras la rentabilidad fuera excelente -y Madoff ofrecía los mejores márgenes de rentabilidad en el mercado- no se hacían muchas preguntas.BBC. Bernard Madoff rompe el silencio. 16 de febrero de 2011 El trágico final de esta estafa, el suicidio del hijo de Madoff, nos hace meditar acerca de la indiferencia que anida en las mentes y corazones de los enloquecidos por el dinero. Algo semejante se produjo en el Ecuador y lo conoceremos, en uno de los capítulos, cuando tratemos el caso del “Notario Cabrera”.

El caso típico en el sistema capitalista es que este tipo de estafadores, que abundan en el mundo, sean venerados previamente en la sociedad, hasta que son descubiertos, dejando lamentablemente secuelas económicas desastrosas. En el caso del Ecuador tenemos a nuestros Madoff criollos, -no deben pasar de una veintena-, dueños de imperios empresariales, fruto del fraude, engaño y que prestan sus servicios al narcotráfico. Cuando éstos llegan a sus bancos con millones de dólares, a abrir cuentas o depositar, “no hacían muchas preguntas”.

Stulin, en su libro “Los secretos del Club de Bildelberg” hace referencia a este tipo de hechos y nos advierte de la siguiente manera: Nos han dicho que los secretos nacionales deben protegerse celosamente. ¡Claro que sí¡ Ningún gobierno desea que sus ciudadanos descubran que los mejores y más brillantes compatriotas se dedican al tráfico de drogas, participan en saqueos masivos del planeta, en secuestros y asesinatos.Stulin Daniel, ob. cit.En relación a los títulos valores del sistema financiero expresa: Es una cultura que prefiere la ilusión a la realidad.” “Es una técnica básicamente religiosa.Stulin Daniel, ob. cit.



En el Ecuador los encantadores de serpientes son también admirados y venerados, y existen hasta para la exportación. Una especie está en Miami o España, mientras la auténticamente criolla construye aeropuertos en otros países productores o consumidores de droga, que les servirán para aterrizar en el momento que deban escapar de nuestra tierra.

Entre los años 98 y 99, el Sistema Financiero produjo la quiebra del Ecuador, cuando en forma fraudulenta el 60% de las instituciones bancarias, cerraron sus puertas. Conocimos de créditos vinculados, sistemas piramidales, creación de empresas de papel sin solvencia ni respaldo, pese a lo cual eran sujetos de crédito; desaparecieron por obra de magia entre 8 y 15 mil millones de dólares, y fue el inicio de la dolorosa migración de -al menos- tres millones de compatriotas.

El atraco fue planificado de forma tan magistral, que ahora sus causantes dictan cátedra en la Universidad de Harvard, dan conferencias a los banksters y los delincuentes gozan de las mejores playas de Miami o viajan a la China, India o España para disfrutar de su codicia.