Intensidad en el uso de fertilizantes en América Latina y el Caribe 2006 – 2012

Intensidad en el uso de fertilizantes en América Latina y el Caribe 2006 – 2012

Giovanni E. Reyes

Dr, Ph.D. de la Universidad de Pittsburgh con certificados de post-grado de las Universidades HEC en París, y Harvard en Estados Unidos. E­s Profesor Titular y Director del Doctorado en Ciencias de la Dirección de la Universidad del Rosario.

 

Julián David Cortés

Ms. en Estudios de Desarrollo de la Universidad de los Andes, Profesor Asistente en la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario, Colombia.

Resumen

Uno de los desafíos que se encuentra en lo esencial del concepto de desarrollo sustentable, es la gestión y conservación de los recursos y sistemas naturales renovables. Entre ellos se tiene el suelo, el agua y las reservas de germoplasma de flora y fauna. Es en ese sentido que la utilización de fertilizantes es importante, por cuanto puede alterar los ecosistemas edáficos o de suelos.

De conformidad con lo anterior, el objetivo de este artículo es determinar en un plano comparativo la intensidad en el uso de fertilizantes en los países de América Latina y el Caribe durante el período 2006 - 2012. La principal fuente de consulta fue el anuario estadístico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). La estrategia metodológica contó con cinco fases: 1) caracterización extático-comparativa, 2) análisis de clúster, 3) análisis Z, 4) comparaciones de rangos obtenidos por los países en función de los grupos que pertenecían, y luego la construcción de un dendrograma, y 5) modelos de regresión múltiples. Los resultados indican que los países de menor área son los que utilizan con más intensidad los fertilizantes. Este rasgo es particularmente evidente en países del Caribe. Uno de los factores explicativos en este sentido del menor uso relativo de fertilizantes por área en las naciones más grandes, sería la constitución y prevalencia del modelo agrícola de la “hacienda latinoamericana”. En este tipo de estructura productiva, la generación de renta de las explotaciones se logra más mediante lo extensivo de las mismas, más que en función de una utilización tecnificada –incluyendo el uso de fertilizantes- que de ellas se hace.

Palabras clave: Revolución verde, agricultura latinoamericana, desarrollo rural.

 

Fertilizers Intensity use in Latin America and the Caribbean 2006 – 2012

Summary

The aim of this paper is to determine in a comparative way the fertilizers intensity use in Latin American and the Caribbean countries during 2006 to 2012. The main source of consultation was the statistical yearbook of the United Nations Economic Commission for Latin America and the Caribbean (ECLAC). The methodological strategy consisted of five phases: 1) Ecstatic-comparative characterization, 2) cluster analysis, 3) Z analysis, 4) comparisons of ranges obtained by loess countries according to the groups they belonged, and then build a dendrogram, and 5) multiple regression models. The results indicate that the smaller area countries are those that use fertilizers more intensively as they tend to have relatively small domestic markets. This trait is particularly evident in the Caribbean. One of the explanatory factors in this regard the relatively less use of fertilizers by area in the larger nations, would be the establishment and prevalence of agricultural model of the "Latin American hacienda". In this type of productive structure, generating farm income is achieved through the most extensive of them, rather than depending on a tech use including the use of fertilizers made from them.

Key words: Green revolution, Latin American agriculture, rural development.

 

  1. Introducción

La expansión de la frontera agrícola ha sido una de las actividades antropogénicas de mayor impacto sobre los ecosistemas debido a la diversificación de cultivos, los procesos de irrigación, y el uso de pesticidas y fertilizantes. Esto, con el fin de suplir la demanda de alimentos jalonada por el incremento de la población mundial (Matson et.al., 1997), Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura [FAO por su sigla en inglés], 2002; Lee et.al., 2014).

Una de las estrategias desplegadas por los gobiernos y el sector privado con el fin de lograr esta magnitud de producción, ha sido el uso de fertilizantes, de tal modo, que en la actualidad el 50% de la población mundial depende de fertilizantes de nitrógeno para la producción de alimentos (Singh et.al. 1995; Ladha et.al. 2005)

El direccionamiento principal del uso de fertilizantes ha sido incrementar la producción agrícola, una estrategia mundialmente adoptada luego de la consolidación de la “revolución verde” en Estados Unidos a mediados del siglo XX. Esta trayectoria fue ampliamente apoyada por la FAO en 1972 después de que afirmara que los efectos de los fertilizantes sobre el ambiente humano eran en su mayoría positivos (FAO, 1972). Sin embargo, en la actualidad el uso de fertilizantes ha generado efectos colaterales que no son del todo concluyentes.

En un primer plano, Armendáriz, et. al. (2012) afirman que la adición de fertilizantes comerciales en el arroyo e La Choza en Argentina, incrementó la abundancia de biomasa y la riqueza taxonómica de 33 especies de las familias Naididae, Opistocystidae, Enchytraeidae y Aphanoneura aeolosomatidae. Por su lado, Correa et. al. (2001) sostienen que el rendimiento de algunos cultivos y su vulnerabilidad a enfermedades y plagas están asociados a la deficiencia de nutrientes en el suelo, por tanto, el uso de fertilizantes contrarrestar problemas asociados a debilidad en las hojas (e.g. la deficiencia en el desarrollo de las hojas de los cultivos de arroz está asociada a la carencia de silicio, necesario para el buen desarrollo y la mejora de la producción). En esta misma línea, Albaugh et. al. (2015) concluyen que el uso de fertilizantes en plantaciones forestales mejora los índices de crecimiento de plantas como el Eucalyptus grandis, utilizado intensivamente en la carpintería, la construcción, combatir la salinidad, y estabilizar los suelos en las orillas de los ríos.

En un segundo plano, Hedwall et. al. (2013) encontraron que el uso de nitrógeno en bosques con áreas de baja concentración, altera sus propiedades de vegetación. También, el uso de fertilizantes en cultivos y plantaciones altera los cuerpos de agua, trastornando así su dinámica ecológica e impactando negativamente la capacidad de los ecosistemas para generar servicios (Galloway et. al., 2003). Sobre esta misma línea, el uso de fertilizantes en zonas específicas como secanos semiáridos ha resultado ineficiente para incrementar la productividad (Pardo et. al., 2005). Para resumir, las evidencias presentadas sugieren que los efectos en el uso de fertilizantes no son homogéneos.

Por estos motivos, es de relevancia continuar contribuyendo a la construcción de marcos institucionales a partir de evidencia rigurosa y refinada sobre la producción y uso de fertilizantes. Para el plano de la región de América Latina y el Caribe (ALC), algunos de los organismos que han contribuido en esta tarea han sido la FAO y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), entre otros (e.g. la Asociación Internacional de la Industria de Fertilizantes [IFA por su sigla en inglés], el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias [IFPRI por su sigla en inglés], y el Instituto Internacional de Nutrición de Plantas [IPNI por su sigla en inglés]).

En el caso de la FAO y la CEPAL, ambos organismos han generado tanto informes sobre tendencias mundiales y perspectivas del uso de los fertilizantes (FAO, 2005, 2010, 2015), como datos estadísticos desde 1961 hasta la actualidad relacionados con la intensidad de uso de fertilizantes como toneladas de fertilizantes por 1.000 hectáreas (CEPAL, 2015). Así pues, se identifica un vacío en la literatura relacionado la disponibilidad de perfiles nacionales detallados y comparados a nivel regional durante un período mayor a cinco años sobre la intensidad de uso de fertilizantes en ALC.

Con todo lo anterior, el objetivo de este artículo es determinar en un plano comparativo la intensidad en el uso de fertilizantes en los países de ALC durante el período 2006 - 2012.

  1. Materiales y métodos

El principal acervo de información consultado para el desarrollo de la estrategia metodológica fue el anuario estadístico de la CEPAL (2014). La estrategia metodológica contó con cinco fases. En una primera etapa se estableció una caracterización de carácter estático-comparativa. Para ello se determinó cuál era el uso de fertilizantes en los países de ALC en 2006 y luego en 2012, agregándose a continuación el cálculo de variaciones en la utilización de fertilizantes artificiales al comparar los dos años que representan los extremos de la serie de datos que se estudian.

En una segunda etapa se llevó a cabo un análisis por agrupaciones o de clúster tanto para el año 2006 como para el año 2012. En cada una de estas clasificaciones se determinó qué países se ubicaban en los rangos de utilización de fertilizante: 1) alto, 2) moderado alto, 3) intermedio, 4) moderado bajo, y 5) bajo. No en todos los rangos se tuvo representación de países, debido a que existen situaciones en las cuales se tienen países, que se distancian significativamente del promedio.

En una tercera etapa y como medio de corroborar o fortalecer el análisis mediante agrupaciones, se procedió a aplicar –tanto para 2006, como para 2012 y para los datos promedio por cada país de la serie- un análisis de Z. Se trató de medir por medio de esta prueba paramétrica, las distancias de los datos hacia el promedio en función de desviaciones estándares.

En una cuarta etapa se establecieron las comparaciones de rangos de lo obtenido por los países en función de los grupos que pertenecían. Es decir que los resultados del análisis por agrupaciones, tanto para 2006 como para 2012, se compararon en un análisis conjunto. De esta manera se establece qué países se mantienen en sus posiciones relativas respecto al uso de fertilizantes, qué países lo incrementan y qué naciones lo disminuyen en términos comparativos dentro de la región. Como parte también de la cuarta fase de análisis se determinó un dendrograma, una representación que caracteriza la formación de grupos o clúster. Para ello se utilizó la información de toda la serie de datos de uso de fertilizantes por cada país. Esta representación permite corroborar los resultados del estudio estático comparativo que se realizó en las primeras tres fases de esa metodología.

En una quinta y última etapa, se establecieron dos modelos de regresión múltiple. En un primer modelo exploratorio de regresión múltiple se determinaron los pesos que tendrían los países en función del uso de fertilizantes, considerando el tamaño de las economías −grandes, medianas, pequeñas y muy pequeñas−.

En un segundo modelo exploratorio de regresión múltiple se establecieron los pesos que tienen los países en función de las sub-regiones geográficas que conforman ALC. Los grupos se refirieron a tres agrupaciones por geografía: 1) México, Centroamérica y Caribe, 2) países andinos, y 3) MERCOSUR –Mercado Común del Sur– y Chile.

  1. Resultados y discusión

Los resultados de la caracterización general por países de intensidad de uso de fertilizantes en 2006 y en 2012, así como las variaciones observadas, se presentan en el Cuadro 1.

CUADRO 1

Caracterización general y variaciones observadas en la intensidad de uso de fertilizantes de los países de América Latina y el Caribe 2006-2012

(Uso de fertilizantes en toneladas/1000 Has.)

País

Utilización de Fertilizante 2006

Utilización de Fertilizante 2012

Variación de Consumo 2012-2006 (%)

Argentina

10,2

10,3

1,0

Barbados

112,9

136,4

20,8

Belice

41,1

58,9

43,3

Bolivia

0,4

1,1

175,0

Brasil

32,5

45,7

40,6

Chile

40,7

30,3

-25,6

Colombia

25,8

27,7

7,4

Costa Rica

96,2

91,6

-4,8

Ecuador

34,4

37,8

9,9

El Salvador

44,6

77,6

74,0

Guatemala

47,6

54,9

15,3

Guyana

8,2

6,4

-22,0

Honduras

62,7

26,2

-58,2

Jamaica

17,7

22,6

27,7

México

15,1

15,6

3,3

Nicaragua

11,7

15,9

35,9

Panamá

9,3

15,2

63,4

Paraguay

12,8

17,1

33,6

Perú

14,5

17,8

22,8

RepDomin

26,7

30,0

12,4

TriniYTob

471,9

286,7

-39,2

Uruguay

14,2

22,2

56,3

Venezuela

21,2

21,7

2,4

Total ALC

21,4

27,2

5,8

Uno de los rasgos más llamativos del Cuadro 1 es la contracción o expansión en el uso de fertilizantes por área de cultivo que llevaron a cabo los diferentes países. En los países que disminuyeron su consumo de abonos artificiales, se destacan Chile, Honduras, Guyana, Trinidad y Tobago, y hasta cierto punto Costa Rica (Correa, 2001). Este último país si bien demuestra disminución en el uso de fertilizantes, lo hace en un monto mínimo, el más bajo del grupo. A excepción de los países mencionados que contrajeron el uso de fertilizantes, las demás naciones aumentaron ese indicador. No obstante, entre estos últimos los que más incrementaron ese indicador fueron Belice, Uruguay, Panamá, y muy especialmente Bolivia. Este país andino pasó de utilizar 0,4 a 1,1 toneladas de fertilizante por cada 1.000 hectáreas cultivadas, aumento de 175%, al comparar datos de 2006 y de 2012. Una ampliación mayor, para el caso de países sudamericanos en Armendariz, 2012.

Los Cuadros 2 y 3 contienen los resultados del análisis por agrupaciones en 2006 y 2012 respectivamente, y el Cuadro 4 contiene la corroboración de este análisis utilizando la prueba Z. A partir de estos resultados, se evidencia que tanto Barbados como Trinidad y Tobago presentan una utilización significativamente alta del fertilizante. Véase en el Cuadro 4 cómo el último país mencionado se separa del promedio por una distancia de 4,36 desviaciones estándar.

Para llevar a cabo el análisis por agrupaciones, se ordenaron los países –para cada año, 2006 y luego 2012- en series ordenadas respecto a los valores de utilización de fertilizantes, de mayor a menor. Se procedió a obtener un rango para cada año, el cual se dividió entre cinco, a efecto de determinar los límites de los quintiles correspondientes y allí clasificar a los diferentes países.

También en la zona positiva de las distancias de Z, se destacan, aunque en menor grado, Costa Rica y hasta cierto punto, con menor valor en distancia de desviaciones estándar, El Salvador y Guatemala. Todos los demás países presentan valores por debajo del promedio. Es de notar que en función de valores de Z, que de los 23 países estudiados, sólo 5 de ellos se ubican por encima del promedio general. El dato para el total de ALC se muestra, como era de esperarse en esas condiciones, abajo del promedio; su puntaje de Z es de -0,29 como puede observarse en el Cuadro 4.

 

CUADRO 2

Análisis por agrupaciones sobre la intensidad y variaciones en el uso de fertilizantes en países de América Latina y el Caribe en 2006

(Uso de fertilizantes en toneladas/1000 Has.)

País

Uso de Fertilizante

Grupo*

Promedio de Uso de Fertilizante por Grupo

TriniYTob

471,9

Alto

471,9

Barbados

112,9

Moderado Bajo

112,9

Costa Rica

96,2

Bajo

27,7

Honduras

62,7

Guatemala

47,6

El Salvador

44,6

Belice

41,1

Chile

40,7

Ecuador

34,4

Brasil

32,5

RepDomin

26,7

Colombia

25,8

Total ALC

21,4

Venezuela

21,2

Jamaica

17,7

México

15,1

Perú

14,5

Uruguay

14,2

Paraguay

12,8

Nicaragua

11,7

Argentina

10,2

Panamá

9,3

Guyana

8,2

Bolivia

0,4

* Basado en quintiles, respecto al rango de observaciones. Las categorías son: 1) bajo; 2) moderado bajo; 3) intermedio; 4) moderado alto; y 5) alto.

 

CUADRO 3

Análisis por agrupaciones sobre la intensidad y variaciones en el uso de fertilizantes en países de América Latina y el Caribe en 2012

(Uso de fertilizantes en toneladas/1000 Has.)

País

Uso de Fertilizante

Grupo*

Promedio de Uso de Fertilizante por Grupo

Trinidad y Tobago

286,7

Alto

286,7

Barbados

136,4

Intermedio

136,4

Costa Rica

91,6

Moderado Bajo

84,6

El Salvador

77,6

Belice

58,9

 

 

Guatemala

54,9

Brasil

45,7

Ecuador

37,8

Chile

30,3

RepDomin

30,0

Colombia

27,7

Total ALC

27,2

Honduras

26,2

Jamaica

22,6

Bajo

25,2

Uruguay

22,2

Venezuela

21,7

Perú

17,8

Paraguay

17,1

Nicaragua

15,9

México

15,6

Panamá

15,2

Argentina

10,3

Guyana

6,4

Bolivia

1,1

 

 

* Basado en quintiles, respecto al rango de observaciones. Las categorías son: 1) bajo; 2) moderado bajo; 3) intermedio; 4) moderado alto; y 5) alto.

 

 

CUADRO 4

Prueba Z de los análisis por agrupaciones sobre la intensidad y variaciones en el uso de fertilizantes en países de América Latina y el Caribe en 2006 y 2012

País

Puntaje de Prueba Z (2006)

Puntaje de Prueba Z (2012)

Promedio de Puntajes Z

Argentina

-0,42

-0,59

-0,51

Barbados

0,67

1,52

0,89

Belice

-0,09

0,22

-0,02

Bolivia

-0,53

-0,75

-0,65

Brasil

-0,18

0,00

-0,07

Chile

-0,10

-0,26

-0,03

Colombia

-0,25

-0,30

-0,29

Costa Rica

0,49

0,77

0,63

Ecuador

-0,16

-0,13

-0,12

El Salvador

-0,05

0,53

0,33

Guatemala

-0,02

0,15

0,03

Guyana

-0,44

-0,66

-0,54

Honduras

0,14

-0,33

-0,11

Jamaica

-0,34

-0,39

-0,42

México

-0,37

-0,50

-0,43

Nicaragua

-0,41

-0,50

-0,48

Panamá

-0,43

-0,51

-0,48

Paraguay

-0,39

-0,48

-0,43

Perú

-0,38

-0,47

-0,42

RepDomin

-0,25

-0,26

-0,23

TriniYTob

4,49

4,03

4,36

Uruguay

-0,38

-0,39

-0,41

Venezuela

-0,30

-0,40

-0,31

Total ALC

-0,30

-0,31

-0,29

Luego de realizar los análisis por agrupaciones –corroborados por los resultados de la prueba de Z- tanto para los años 2006 como para 2012, el Cuadro 5 muestra un comparativo acerca de las posiciones relativas que tuvieron los países de ALC en cuanto a la intensidad en el uso de fertilizantes. Es de notar que casi todos los países, no sólo se ubican en una situación de mantenimiento de las posiciones relativas, sino que conforman −en número de 20 de ellos− el grupo bajo en el uso de fertilizante lo que concordaría con datos de Brock et.al. 1995.

 

 

 

 

CUADRO 5

Posiciones relativas que tuvieron los países de América Latina y el Caribe en la intensidad de uso de fertilizantes en 2006 y 2012

CUADRO 5

Posiciones relativas que tuvieron los países de América Latina y el Caribe en la intensidad de uso de fertilizantes en 2006 y 2012

 

Año

 

 

2012

 

Bajo

 

 

Moderada Bajo

 

Intermedio

 

Moderado

Alto

 

Alto

 

 

 

 

 

 

 

 

2006

 

Bajo

 

 

= BEL

= GUA

= BRA

= ECU

= CHI

= RED

= COL

= ALC

= HON

= JAM

= URU

= VEN

= PER

= PAR

= NIC

= MEX

= PAN

= ARG

= GUY

= BOL

 

COS

ELS

 

 

 

 

 

Moderado

Bajo

 

 

 

=

=

=

 

 

BAR

 

 

 

Intermedio

 

 

 

 

 

 

 

 

Moderado

Alto

 

 

 

 

 

=

 

 

Alto

 

 

 

 

 

 

 

= TYT

Notas: Bajan en su posición de 2006 a 2012. Suben. = Mantienen igual rango.

Notas: Bajan en su posición de 2006 a 2012. Suben. = Mantienen igual rango.

ALC: América Latina y el Caribe. ARG: Argentina. BAR: Barbados BEL: Belice. BOL: Bolivia. BRA. Brasil. CHL: Chile. COL: Colombia. COS: Costa Rica. ECU: Ecuador. ELS: El Salvador. GUA: Guatemala. GUY: Guyana. HON: Honduras. JAM: Jamaica. MEX: México. NIC: Nicaragua. PAN: Panamá. PAR: Paraguay. PER: Perú. RED. República Dominicana. TYT: Trinidad y Tobago. URU: Uruguay. VEN: Venezuela.

Los países que sí aumentaron la intensidad en el uso de fertilizantes son Costa Rica, El Salvador y Barbados. En la categoría alta se mantiene Trinidad y Tobago. Estos resultados van marcando la tendencia, especialmente en función de los países caribeños y centroamericanos, según la cual las economías de pequeños mercados relativos, de pequeña extensión en sus territorios, quienes muestran un uso más intenso de fertilizantes artificiales (ONU, FAO, 2011).

En la Figura 1, el dendrograma confirma la situación expresada con anterioridad. Nótese que es Trinidad y Tobago el país que se integra de manera última o segregante al dendrograma total. Además, son los países de Costa Rica y Barbados, los que tienen la integración penúltima en los clúster agregados del gráfico, siempre en las posiciones casi finales del mismo. Estos datos muestran relación con prácticas definidas y recomendadas por Naciones Unidas (UNIDO, 1998).

 

FIGURA 1

figura 1

Análisis jerárquico en función de intensidad en el uso de fertilizantes.

En el Cuadro 6 se presentan los valores del modelo de regresión múltiple mediante el cual se utilizaron variables cualitativas o dummy con el fin de establecer si los tamaños de economía mostraban incidencia en el uso intensivo de los fertilizantes. Al respecto es de notar que −con un 1% de error− es posible identificar que las economías medianas, pequeñas y muy pequeñas si muestran pesos significativos (cuyos pesos en los coeficientes son: 23,14, 30,11, y 216,47, para los tamaños de economía medianas, pequeñas y muy pequeñas respectivamente). Es de subrayar que para las economías muy pequeñas el coeficiente no sólo es alto -216,47 – sino que también tiene el mayor grado de significancia estadística. Un estudio que amplia estos conceptos, para el caso particular de Colombia, en Geraldes,2013.

CUADRO 6

Regresión de intensidad en el uso de fertilizantes y tamaños de economía en la región

Inten.Uso Fert. = + 27,26 Ec.Gran. + 23,14 Ec.Med. + 30,11 Ec. Peq. + 216,47 Ec.Muy Peq.

Valores t (2,215)** (2,973)*** (6,472)*** (17,594)*** R2 = 0,687

F = 91,298 ***

Durbin-Watson = 1,645

N = 161

Notas: Tamaños de economía considerados como dummy variables o variables cualitativas.

Tamaño de economía grande (Brasil y México), economías medianas (Argentina, Chile, Colombia, Perú y Venezuela), economías pequeñas (Bolivia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Rep. Dominicana y Uruguay), economías muy pequeñas: (Barbados, Belice y Trinidad & Tobago).

(* = P<0,05, ** = P<0,01, ***= P<0,001, NS = no significativo).

En el Cuadro 7 se muestran los resultados del modelo de regresión múltiple, donde se utilizaron como variables cualitativas exógenas las agrupaciones de países por subregiones –México, Centroamérica y el Caribe; países andinos (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) y naciones de MERCOSUR (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) más Chile. La evidencia de resultados contenidos en el Cuadro 7 muestra que la subregión de México, Centroamérica y el Caribe tiene el uso más intenso en cuanto a fertilizantes, con un coeficiente de 61,59. Además, este coeficiente es altamente significativo, con un 1 % de error. Esto se relaciona con lo expuesto por Trejo, et.al. 2003.

En esto estaría influyendo el peso de los países con menor extensión territorial, tales los casos de El Salvador, Costa Rica, Belice, Barbados, y Trinidad y Tobago. Estas naciones serían las que estarían incidiendo en el sentido de demostrar que una utilización más intensa del fertilizante, tiende a ocurrir en países de relativamente poca extensión territorial. Siempre en referencia el Cuadro 7, los países andinos tienen un impacto en el uso del fertilizante que es válido con un 10 % de error, en tanto que para los países de MERCOSUR más Chile, ese impacto es de 5 %. En los dos modelos de regresión múltiple, que se presentan a manera de caracterización exploratoria, se ha anulado la presentación del intercepto. Esto se justifica dada la naturaleza cualitativa o dummy de las variables. Al colocar el valor del coeficiente total se distorsionarían los resultados, salvo que se eliminara una de las variables exógenas.

CUADRO 7

Regresión de intensidad en el uso de fertilizantes y sub-regiones en América Latina y el Caribe

Inten.Uso Fert. = + 61,59 Mex-C-C. + 20,15 Andinos. + 24,62 MERCOSUR+Chile.

Valores t (8,667)*** (1,757)* (2,149)**

R2 = 0,329

F = 27,612 ***

Durbin-Watson = 1,231

N = 161

Notas: Sub-regiones de América Latina y el Caribe consideradas como dummy variables o variables cualitativas. Sub-regiones de América Latina y el Caribe: Mex-C-C: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, República Dominicana y Trinidad y Tobago. Andinos: Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. MERCOSUR+Chile: Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.

(* = P<0,05, ** = P<0,01, ***= P<0,001, NS = no significativo).

Uno de los factores explicativos en lo que respecto al rasgo de menor uso relativo de fertilizantes por área en las naciones más grandes, sería la constitución y prevalencia del modelo agrícola de la “hacienda latinoamericana”.

En este tipo de estructura productiva, la generación de renta de las explotaciones se logra basándose más en lo extensivo de las mismas, que en función de una utilización tecnificada −incluyendo el uso de fertilizantes− que en ellas se hace. De allí el establecimiento de cultivos extensivos como café (Coffea arabica) cacao (Theobroma cacao), pastizales, o bien de forma más reciente a partir de los años ochenta, de palma de aceite o palma africana (Elaeis guineensis) (Geraldes, et.al. 2013).

 

  1. Conclusiones

Durante el período de 2006 a 2012, en toda la región de ALC, la intensidad del uso del fertilizante en función de las áreas cultivadas se incrementó en un 27,10%, al pasar de 21,4 en 2006, a 27,2 toneladas de fertilizante por cada 1.000 hectáreas cultivadas en 2012.

Los países que más aumentaron la utilización de fertilizantes por área cultivada en agricultura fueron: Bolivia, Belice, El Salvador, Panamá, Uruguay y Brasil. Esto estaría demostrando, con la excepción de Brasil –con 8.5 millones de kilómetros cuadrados de extensión total- que los aumentos particulares de países en el uso de fertilizantes, se tienden a concentrar en naciones de reducidas áreas en sus estados.

Aún cuando Trinidad y Tobago tendió a disminuir la utilización de fertilizantes que realiza, de 2006 a 2012, continúa siendo el país que con mayor intensidad −a niveles de muy alta significancia estadística− utiliza el fertilizante en su agricultura. En ese país, se reporta el uso de 286,7 toneladas de fertilizante por cada mil hectáreas bajo cultivo.

Debido al alto nivel de consumo de fertilizantes en Barbados y en Trinidad y Tobago –seguidos por Costa Rica, Honduras, Guatemala y El Salvador− las economías pequeñas y muy pequeñas tienden a mostrar mayores niveles en la utilización de fertilizante, en comparación con países con extensiones territoriales mayores.

  1. Literatura Citada

Albaugh, T., Rubilar, R., Fox, R., Allen, L., Urrego, J., Zapata, M., y Stape, J. 2015. Response of Eucalyptus grandis in Colombia to mid- rotation fertilization is dependent on site and rate but not frecuency of application. Forest Ecology and Management,, 350: 30- 39.

Armendáriz, L., Ocón, C., y Rodrigues, A. 2012. Potential responses of oligochaetes (Annelida, Clitellata) to global changes: Experimental fertilization in a lowland stream of Argentina (South America). Limologica - Ecology and Management of Inland Waters, 42(2): 118- 126.

Brock, T., Roijackers, R., Rollon, R., Bransen, F., y Van der Heyden, I. 1995. Effects of nutrient loading and insecticide application on the ecology of Elodea- dominated freshwater microcosms. Responses of macrophytes, periphyton and macroinvertebrate grazers. Archiv für Hydrobiologie, 134: 53- 74.

Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). 2014. Anuario estadístico. Disponible en http://goo.gl/St53nK (última fecha de consulta: 8 octubre 2015).

CEPAL. 2015. Sitio Web de las estadísticas de la CEPAL. Disponibles en http://goo.gl/wzR71q (última fecha de consulta 27 de noviembre de 2016).

Correa, F., Datnoff, L., Okada, K., Friesen, D., Sanz, J., y Snyder, G. 2001. Effects of silicon fertilization on disease development and yields of rice in Colombia. Studies in Plant Science: 313- 321.

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). (1972). Effects of intensive fertilizer use on the human environment. Rome: FAO.

FAO. 2005. Tendencias mundiales actuales y perspectivas de los fertilizantes 2009/10. Roma: FAO.

FAO. 2010. Current World Fertilizer Trends and Outlook to 2014. Rome: FAO.

FAO. 2011. World Fertilizer Trends and Outlook to 2015. Rome: FAO.

FAO. 2015. World Fertilizer Trends and Outlook to 2018. Rome: FAO.

Galloway, J., Aber, J., Erisman, J., Seitzinger, S., Howarth, R., COwling, E., y Cosby, J. (2003). The Nitrogen cascade. BioScience, 53(4): 341- 356.

Geraldes, E., Acevedo, H., y Freire, F. 2013. Greenhouse gas instensity of palm oil produced in Colombia addresing alternative land use change and fertilization scenarios. Applied Energy, 114: 958- 967.

Hedwall, P., Strengbom, J., y Nordin, A. 2013. Does background nitrogen deposition affect the response of boreal vegetation to fertilization? Oecologia, 173(2):382- 392.

Ladha, J., Pathak, H., Krupnik, T., Six, J., y van Kessel, C. 2005. Efficiency of Fertilizer Nitrogen in Cereal Production: Retrospects and Prospects. Advances in Agronomy, 87: 85-156.

Lee, D., Edmeades, S., Denys, E., McDonald, A., Janssen, W. 2014. Developing local adaptation strategies for climate change in agriculture: A priority-setting approach with application to Latin America. Global Environmental Change, 29: 78- 91.

Matson, P., Parton, W., & Power, A. S. 1997. Agricultural Intensification and Ecosystem Properties. Science, 277(5325): 504- 509.

Pardo, G., Aibar, J., Villa, F., y Zaragoza, C. 2005. Efecto de distintos tipos de fertilizantes sobre la evolución de nutrientes en el suelo y en la producción de cereales en secano. ITEA, 101(2): 145-166.

Singh, B., Singh, Y., y Sekhon, G. 1995. Fertilizer-N use efficiency and nitrate pollution of groundwater in developing countries. Journal of Contaminand Hydrology, 20(3-4): 167-184.

Trejo, L., Rodríguez, M., Alcántar, G., y Vásquez, A. 2003. Fertilización foliar específica para corregir deficiencias nutrimentales en tres tipos de suelo. Terra Latinoamericana, 21(3): 365- 372.

United Nations Industrial Development Organization (UNIDO) 1998. Fertilization Manual. Dordrecht: Hardbound.

Como citar este artículo: 

Giovanni E. Reyes "Intensidad en el uso de fertilizantes en América Latina y el Caribe 2006 – 2012" [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/uso-fertilizantes-paises-mexico-argentina-brasil-chile-colombia (Consultado el 12 de Dic de 2018)



Secciones: 

No te pierdas esto: