Medidas de Política desde la Crisis de 2002 - Desigualdad

Hay al menos tres conjuntos de políticas en las que el gobierno ha puesto su esperanza como fuentes de cambios distributivos: la política asistencial, las regulaciones y la macroeconómica.

Los gobiernos pueden aliviar o reforzar los cambios distributivos de mercado, en particular a través de las políticas fiscales. Del lado de la política asistencial, para asistir a la población vulnerable, el gobierno tiene cinco programas principales:

- El Plan Jefas y Jefes de Hogar Desocupados (PJJHD), puesto en marcha en 2002 como respuesta a la crisis, atiende a personas con dificultades de inserción laboral. La política asistencial es el típico instrumento para aliviar la situación de los carenciados. El gobierno ha mantenido al Programa Jefes como el principal plan asistencial. Su impacto distributivo no ha sido muy grande, pero ha permitido la caída de la pobreza (en particular de la extrema) en varios puntos. Sin el programa Jefes, la desigualdad de ingresos también sería algo mayor a la actual.
- El Seguro de Capacitación y Empleo, brinda apoyo a desocupados transferidos del PJJHD en la búsqueda de empleo y la actualización de sus competencias. No está muy desarrollado en la actualidad.
- El Plan Familias transfiere ingresos a hogares en situación de vulnerabilidad social por número de hijos y elevada deserción escolar, que tienen menores posibilidades de sostenerse mediante el empleo.
- El Plan de Seguridad Alimentaria asiste a hogares en situación de riesgo social a través de comedores comunitarios, distribución de bolsas de comida, y tickets para compra de alimentos.
- El Programa de Pensiones no contributivas, proporciona asistencia a personas y hogares sin amparo previsional, que no poseen bienes o ingresos que permitan su subsistencia.

​​

Por otro lado, las regulaciones se han basado sobre todo en la intervención, particularmente, en el mercado laboral a través de la imposición de un salario mínimo, como así también los aumentos en haberes jubilatorios mínimos. Cabe mencionar las retenciones a la exportación de ciertos productos agrícolas, con ánimo de reducir las ganancias de un sector ampliamente beneficiado por el nuevo nivel del tipo de cambio, y la política de control de precios sobre todo de productos de la canasta básica.

Por el lado de la macroeconomía, ésta ha sido un instrumento importante de mejora distributiva. La estabilización de la economía contribuye por distintos canales a reducir las desigualdades. La Argentina ha tenido varios ciclos distributivos atados al ciclo macroeconómico. El fuerte aumento de la desigualdad en 2001/02 y su posterior caída en 2003/04 es un ejemplo de estos ciclos. El cambio en los precios relativos ocurrido desde la devaluación de 2002 ha tenido un efecto ambiguo sobre la distribución. Por un lado, la caída del salario real implicó un impacto distributivo negativo inicial fuerte. Por otro lado, los nuevos precios parecen haber incentivado el nivel general de empleo, y una reasignación productiva hacia sectores más intensivos en el uso de mano de obra con menos calificación. Ambos efectos han tenido un impacto distributivo igualador.

Como citar este artículo: 

Diaz Almada "Medidas de Política desde la Crisis de 2002 - Desigualdad" [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/argentina/distribucion-ingreso/desigualdad (Consultado el 19 de Abr de 2019)



No te pierdas esto: