You are here

Trump: Seguro Médico en Estados Unidos

NUEVAS AMENAZAS DE TRUMP: DEJAR SIN COBERTURA DE SEGURO MÉDICO A 24 MILLONES DE ESTADOUNIDENSES

Giovanni E. Reyes

Uno de los fenómenos más evidentes que se está produciendo en nuestras sociedades y que se encuentra en la esencia de la democracia, es el poder generalizado que están manifestando los grupos carentes muchas veces de conceptos, grandes conglomerados pletóricos y en casos hasta orgullosos de su ignorancia. Para ello no faltan motivos, el mismo mandatario estadounidense Trump se ha manifestado auto-complacido, al puntualizar que no lee libros, que “este país está harto de expertos”.

Vaya Usted a comprobar lo que ocurre en estos tiempos. Es algo así como enorgullecerse de ser analfabeto, de que no sabe nada de matemáticas o de que se ha leído un libro de pasta a pasta. Algo así como enorgullecerse de ser burro. “Cosas veredes amigo Sancho”, como diría quizá el más universal de los personajes de la literatura en castellano, El Quijote, en la imperecedera obra de Miguel de Cervantes y Saavedra (1547-1616) publicada por primera vez en 1605.

Nuestras sociedades se enfrentan ahora al desprecio que se ha dado, tanto al conocimiento como a los valores de convivencia, y a la equidad. No nos hemos preocupado como debiéramos en la constitución y fortalecimiento de instituciones incluyentes, de mercados inclusivos, en donde se recogen y promuevan los aportes de grandes grupos sociales en pro del desarrollo de nuestros países.

Estaríamos asistiendo en cierta forma a una “rebelión de las masas” para citar el título de la obra publicada en 1930 y cuya autoría es del escritor español José Ortega y Gasset (1883-1955). No se trata de que todos sepan de todo, de ninguna manera. Pero se trata de un fenómeno generalizado de ignorancia en temas que se suponen deben ser del dominio común a efecto de poder participar responsablemente en ejercicios democráticos por vías electorales.

El caso concreto a especificar aquí es la votación en favor de Donald Trump y al menos una de consecuencias. Los resultados en cascada, dado el ritmo frenético de Decretos Ejecutivos que emite el mandatario, están ya a la vista. Con la prepotencia que le es propia al conocido de autos, en menos de tres horas, luego de haber tomado posesión, declaró inoperante el polémico programa “Obamacare” quizá de lo poco que un hostil y regresivo dominio republicano en el Congreso, le había permitido lograr a Barack Obama.

El problema inicial, y que forma parte del nudo fundamental del sistema de seguros de salud en Estados Unidos, es que luego de la derogatoria de Trump, no existió –ni existe ahora- una propuesta que se haya aprobado y que substituya el decreto de acceso a la salud del ex–mandatario demócrata.

Simple: quienes votaron por Trump y quienes si tienen mayores recursos –no se sabe con qué nivel de ignorancia- quizá no se han enterado que al desmantelar el sistema, por más polémico que haya sido, se dejan a la deriva, sin cobertura médica a millones de personas.

Quizá ni los mismos afectados lo saben. En esta sociedad donde la prioridad es la distracción y el entretenimiento, casi cualquier cosa puede esperarse.

Ahora, a mediados de marzo, se han conocido ciertos rasgos de la nueva propuesta de Trump. Uno de los datos más llamativos: con el “nuevo” plan quedan por fuera del sistema de seguros de salud nada menos que 24 millones de personas.

Pero eso sí, Trump recalca que con el nuevo plan habrá ahorros financieros –no dice nada de las vidas que se pierden. Esos ahorros llegarán a un total estimado de 337,000 millones de dólares en una década, ese es el total, en plata blanca. Una cifra suculenta que desde ya, es parte de los factores que alienta el ascenso de la economía de casino.

Para comprobarlo allí está el desborde de los índices de Dow Jones y de Nasdaq en la bolsa de valores. Los dueños de grandes capitales por supuesto que están felices con Trump, sin hacer virtualmente nada en la economía real –la de los bienes y servicios, la del empleo productivo- aumentan sus fortunas. “Los mercados le dan un voto de confianza al nuevo mandatario” puntualizan varios titulares de la prensa cotidiana. Resbalando en la superficie de las cosas, lo cual permite no comprometerse, se indica que “Trump está cumpliendo con lo que dijo”, así lo recalcan otros.

Pero viendo bien las cosas, la situación es diferente. Como lo documenta Jan Martínez recientemente, este “nuevo” plan de Trump que deja sin atención a millones de personas, es un “machetazo que no sólo pulveriza la promesa del mandatario de Estados Unidos de garantizar la cobertura universal, sino que es una nueva munición para los demócratas y dispara las dudas de los numerosos republicanos moderados”. La batalla en Washington muy probablemente va a ser a navajazo limpio.

Es de recordar, respecto a los sistemas de salud en Estados Unidos, lo que señala la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), fundada en 1961 e integrada en la actualidad por 35 países –los más desarrollados del planeta. Este organismo internacional puntualiza que Estados Unidos es el país que tiene el sistema más caro en atención de salud, no tiene cobertura universal y en eficacia es el puesto número 17 entre las naciones más industrializadas.

Entretanto, el rasgo esencial e inconfesable de los que se quedarán sin la cobertura de salud es que son pobres. Personas que no cuentan para casi nada, no representan votos, no tienen organización que los haga expresarse de manera consistente mediante grupos de presión. No tienen mayor importancia, según los círculos de poder ya sean políticos o económicos.

Son pobres, por supuesto, eso se sabe. Y sus problemas y angustias no ocupan los grandes titulares de la prensa, ni del entretenimiento, ni son motivo de competición para las noticias de la moda, ni la farándula ni los deportes. Son pobres que padecen en silencio, que mueren sin darnos cuenta, como los árboles de una montaña, de esas que se ven tan llamativas especialmente en el septiembre u octubre otoñales. Se mueren así, en silencio sin que el bullicio ni la estridencia de nuestras frivolidades de cada día, dejen que se escuchen esas realidades lacerantes.

Y ¿qué hay de sociedades inclusivas, donde el crecimiento económico sea eficaz, en donde exista equidad en lo social y sustentabilidad en lo ecológico? Son sueños idealistas de personas que aún tienen fe en la calidad humana. Nada muy importante para los “money makers”, para los “pragmáticos”, o los ignorantes y prepotentes de siempre; para los que tienen a estas condiciones como “algo tan alejado de sus mundos”. Cierto, eso ocurre. Nada nuevo bajo el sol. Ahora bien, y ¿cuándo los dramas que suceden se nos muestran ocasionalmente en los noticieros? Fácil, miramos para otro lado.

Autor:

Giovanni E. Reyes
Ph.D. University of Pittsburgh/Harvard - Profesor, Universidad Colegio Mayor Nuestra Señora del Rosario
El contenido de este artículo es de entera responsabilidad del autor por lo que no compromete a entidad o institución alguna.

Como citar este artículo: 

Giovanni E. Reyes (18 de Abr de 2017 - primera publicación: 2017). "Trump: Seguro Médico en Estados Unidos". [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/trump-seguro-medico-estados-unidos (Consultado el 20 de Nov de 2017)




Temas de Economía: 
Secciones: 

Newsletter: Reciba información de Economía en su E-mail

Primary tabs