You are here

Economía de Mercado

Estirpe cooperativa.
p. Roberto F. Bertossi

Argentina precisa de un accionar solidario y mancomunado que le permita salir de una profunda crisis real. Esto supone e implica que debemos colaborar desde una perspectiva para refundar una nueva concepción de la sociedad que incluya buen trato, equidad, libertad, oportunidades, justicia y paz social.

Ante la feroz crisis actual que padecemos en áreas sociales (inseguridad), económicas (excluidos), políticas (autocracias), ecológicas y fundamentalmente morales, otra mirada sobre ciertos aspectos del pasado resulta doblemente saludable porque puede ayudar a reafirmar nuestra identidad revelándonos la importancia y fortaleza que engalanaban los lazos construidos desde la fraterna colaboración, el respeto mutuo y la reciproca solicitud de los conciudadanos.

Si hemos de referirnos a economía, la misma debe servir al hombre, a todo el hombre, a todos los hombres!

Esta premisa genera una concepción y sensibilidad sociales apropiadas que considera definitivamente inaceptable un desarrollo económico orientado sólo hacia la economía y lo financiero, un consumo dirigido por una publicidad generadora de necesidades tantas veces ficticias; una economía fincadas solo en el mercado, lo bursátil, la ciencia, la técnica y la globalización exclusiva y excluyente de capitales insaciables, apabullantes e insensibles, ajenos de toda responsabilidad social.

Nuestra economía debe subordinarse a la verdadera concepción del hombre y la familia y, por ende, el verdadero desarrollo económico debe ejercerse dentro de ámbitos éticos.

Así entonces, para revisar nuestras estructuras económicas y sociales hay que prevenirse frente a viejas y nuevas soluciones teórico-técnicas nada ponderadas y parejamente fracasadas en catálogos de ilusiones que solo enriquecen ilícitamente a unos pocos con el ahorro y empobrecimiento ficto, automático y simultáneo de todos.

Esto ha roto la confianza, inhibido los impulsos vitales y expropiado todo entusiasmo. Al afrontar estas cuestiones decisivas, hemos de precisar, por un lado, que la lógica de posiciones dominantes por herencias, educación, nepotismos o matrimonios que las garantizan no excluye la justicia ni se yuxtapone a ella como un añadido externo en un segundo momento, y por otro, que el desarrollo económico, social y político necesita, si quiere ser auténticamente humano, dar espacio al principio de solidaridad como expresión de confraternidad.

Si hubiera confianza reciproca y generalizada, el mercado seria la institución económica que favorecería y facilitara el encuentro entre las personas, como agentes económicos que utilizan el contrato como norma de sus relaciones y que intercambian bienes y servicios de consumo para satisfacer sus necesidades y aspiraciones legitimas.

Pero el mercado esta sujeto a los principios de la llamada justicia conmutativa que regula precisamente la relación entre dar y recibir.

No obstante la Doctrina Social de la Iglesia no ha dejado nunca de subrayar la importancia de la justicia distributiva y de la justicia social para la economía de mercado, no sólo porque está dentro de un contexto social y político más amplio, sino también por la trama de relaciones desiguales en que se desenvuelve.

En efecto, si el mercado se rige únicamente por el principio de la equivalencia del valor de los bienes que se intercambian, no llega a producir la cohesión social que se necesita para su buen funcionamiento.

Así las cosas, sin formas internas de solidaridad y de confianza reciproca, el mercado no pudo, no puede ni podrá cumplir plenamente su propia función económica prometida razonable y humanamente.

La reciente crisis mundial revela que hoy, precisamente, esta confianza ha fallado, y esta perdida de confianza es algo realmente grave.

El propio sistema tradicional económico se habría aventajado con la práctica generalizada de la justicia, pues los primeros beneficiarios del desarrollo de los países pobres hubieran sido los países ricos.

No se trata solo de remediar el pésimo funcionamiento con las ayudas y enunciados de naciones poderosas y organismos internacionales. No se debe considerar a los pobres como un “fardo”, sino como una riqueza incluso desde el punto de vista estrictamente económico.

Hay que considerar equivocada la visión de quienes piensan que la economía de mercado tiene necesidad estructural de una cuota de pobreza y de subdesarrollo para funcionar.

Quizás algunas intenciones de los inspiradores del mercado incluían la emancipación de todos pero no pudo lograrse sólo con el mercado atento la verificación de su `utopía autocumplida del efecto derrame´ ya que no puede producir ni atraer concurrentemente lo que está fuera de su alcance lo que implica necesariamente atraer y convocar fuerzas éticas y redistributivas desde otras instancias solidarias de la sociedad civil que sean capaces de generarlas.

De tal modo, no cabía esperar que la actividad económica y financiera pudiera resolver todos los problemas sociales sólo ampliando más y más las lógicas mercantiles y financieras.

La actividad económica debe estar ordenada y asegurar la consecución del bien común, objetivo de responsabilidad primera de toda la comunidad política. Por tanto, se debe tener presente que escindir la gestión económica-financiera – a la que correspondería únicamente producir riqueza-, de la acción política, que tendría el papel de conseguir la justicia social mediante la equitativa y moderada redistribución, tal error comprobado secularmente siempre será causa de graves desequilibrios e injustas disparidades.

Es que tanto el capitalismo como el marxismo prometieron encontrar el camino para la creación de estructuras justas y todas estas promesas ideológicas se han demostrado falsas con tristísimas herencias de destrucciones económicas, ecológicas, desigualdad y degradación de la dignidad personal.

La supervivencia de la autentica estirpe solidaria así como no debe ignorar el riesgo de quienes han convertido el lucro en valor supremo, tampoco puede permitir que se siga ignorando y despreciando la educación, formación y capacitación cooperativas; que se continúe permaneciendo como anestesiados ante la amenaza de tremendos absentismos y crecientes ausencias de participación ciudadana y, menos aún, dejar de denunciar el descontrol Vg., cooperativo y mutual, privado y público que posibilitan una y otra vez el bastardeo político de mutuas noblezas haciendo huellar y prevalecer bajos instintos de infieles fideicomisarios político partidarios-financieros que nada tienen que ver con la neutralidad de la nobleza fraterna propia del linaje solidario que sin discriminaciones ni eufemismos, enriquece, edifica y dignifica ecuánimemente a todos.

Como citar este artículo: 

Bertossi (04 de Dic de 2009 - primera publicación: 2009). "Economía de Mercado". [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/bertossi/economia-de-mercado (Consultado el 20 de Nov de 2017)




Temas de Economía: 

Newsletter: Reciba información de Economía en su E-mail

Primary tabs